El tenebroso neoliberalismo.

Un eterno amigo confiable y oscuro de los políticos populistas, carentes de discurso con rigor académico y que, en definitiva, expone lo más bajo de la política latinoamericana.

No pocas veces habrán escuchado este término, usado principalmente como ofensa, en varios discursos políticos. Asimismo, lo habrán escuchado de “analistas” e incluso por parte de medios de comunicación; solo con una constante, y es su cambiante definición. La realidad del asunto es que, el término “neoliberal” o “neoliberalismo”, es sólo un sofisma de distracción peyorativo que busca aprovecharse del desconocimiento para atacar rivales y de paso, capitalizar votos de incautos e inocentes. Esto es, porque no existe actualmente ninguna escuela de pensamiento, filosofía o gobierno que se proclame «neoliberal».

Esta estrategia; implantada principalmente en Latinoamérica. Ha servido para posicionar en cargos de alto mando a dirigentes sin escrúpulos, ambiciosos de poder y que, en aras del beneficio propio, son capaces de lo que sea. Por ello y a diferencia de otros análisis que acuden al origen histórico o epistemológico del término para acabar con la farsa; se atacará de manera directa a los que siguen usando esta estrategia. Con ello, buscó evidenciar la falencia e incongruencias del término y por supuesto la intencionalidad oscura de estos personajes.

Gustavo Petro Urrea

Dirigente de Colombia Humana que es un movimiento político social demócrata y progresista colombiano, fundado en 2011 bajo el nombre de Movimiento Progresistas. El partido se autodenomina de centroizquierda. Actualmente es senador de Colombia. Teniendo esto en cuenta, veamos cómo define el señor Gustavo Petro el «neoliberalismo»:

Este es un tuit incrustado, pueden presionar sobre él, para asegurarse de su existencia en la cuenta oficial del senador.

Este es uno de los señalamientos más frecuentes donde neoliberalismo = privatización. Nos quedamos con esto, porque el resto de tuit son otros temas. Si seguimos la lógica facilista de Petro, para señalar a los “neoliberales” nos topamos con una contradicción del tamaño de un Iceberg.

Deng Xiaoping

Desde su ascenso al poder, el Ex Líder Supremo de la República Popular de China, Xiaoping lidero la mayor ola de privatización de empresas estatales jamás conocidas en el país asiático. En total el 48% de las empresas pertenecientes al estado pasaron a manos de privados y permitió el ingreso de capital extranjero en zonas específicas.

Así pues, según la premisa puesta por Gustavo Petro podemos afirmar que:

  1. El neoliberalismo se expresa en la idea de privatización
  2. El ex líder supremo de China Deng Xiaoping, privatizó bajo su mando varias empresas estatales
  3. El Ex líder Xiaoping es un neoliberal.

Una afirmación bastante temeraria por decir poco. Es absurdo catalogar a alguien como Xiaoping como un «neoliberal» segun esta logica y peor aun, si solo es por su política de privatizaciones. El espectro político y su categorización es mucho más complejo que un puñado de políticas o leyes, sin olvidar que no existe una posición llamada «neoliberal». Cosa que el actual senador no parece importarle por claras razones.

En lo personal, catalogo esta afirmación, de homologar privatizaciones con neoliberalismo como irresponsable, populista y carente de todo rigor académico. Cabe aclarar que también se manifiesta en sentido contrario, es decir, que aquella política que vele por la nacionalización de alguna empresa privada, es a fin a los ideales que van en contra del “neoliberalismo” encontrando también varias contradicciones del mismo tipo.

Andrés Manuel López Obrador

Actual presidente de México, por el partido político Movimiento de Renegociación Nacional (MORENA) que en su declaración de principios publicada el 19 de septiembre del 2012 se autodenomina de izquierda.

En ese mismo documento señalan:

El modelo neoliberal impuesto en los últimos 30 años, sólo ha beneficiado a una minoría a costa de la pobreza de la mayoría de los mexicanos. La economía está en manos de los monopolios; la planta productiva está destruida; hay millones de jóvenes sin oportunidades de estudio o de trabajo; el campo se encuentra abandonado y miles de migrantes cruzan la frontera norte cada día, a pesar de los riesgos y de la persecución.”

En este punto la acusación es clara, el “neoliberalismo” toma la cara del otorgamiento de monopolios a favor de unos pocos privados. Aunque no lo dice de manera directa, es claro que hablamos de la nefasta alianza entre políticos y empresarios para, vía leyes, se anule la competencia o se obtenga preferencias en el mercado.

Ello es uno de los problemas que el liberalismo ataca a ultranza, y es el poder del Estado para otorgar esos monopolios ya sea de facto o de manera indirecta. El liberalismo a nivel económico vela por una plena libre competencia entre todos los agentes económicos que pretendan el lucro del mercado y cualquier cosa que se salga de este postulado es tajantemente rechazado.

¿Entonces por qué lo llama «neoliberalismo»?

En este sentido, el presidente Obrador, por mero acto populista ha decidido emprender una lucha contra un enemigo inexistente que, de manera no casual, también se llama “neoliberalismo”. El fin de todo eso es desviar la atención de la verdadera discusión; y es la fuerte intromisión del estado en todos los aspectos de la vida del individuo y que trae siempre corrupción. Un leviatán que va creciendo y devorando las libertades individuales para consolidar su visión hegemónica. Cosa que claramente quiere el presidente Obrador.

Ana María Franchi

Presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) que es el principal organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en la Argentina, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

Instituido como organismo autárquico, los ejes de sus acciones radican en: el otorgamiento de becas para estudios doctorales y posdoctorales, las carreras del Investigador Científico y Tecnológico y del Personal de Apoyo a la Investigación, el financiamiento de proyectos y de Unidades Ejecutoras de investigación, y el establecimiento de vínculos con organismos internacionales gubernamentales y no gubernamentales.

Amplio la presentación de la señora Franchi porque, se supone, es una autoridad a lo que academia se refiere. De ahí, que ostente ese cargo dentro del gobierno argentino. Su propio labor debe incluir una ética impecable que no apoye expresiones que rebajen las discusiones a términos falsos o anti científicos. Pero ahora si vamos al punto.

La señora Franchi en un debate televisado por un canal nacional argentino, protagonizó una de las más grandes evidencias de lo vacío del término. En dicho programa, está también el economista Manuel Adorni, con el que empezó una discusión bastante acalorada. Llegando al punto álgido de la misma, la señora Franchi asegura que: “la destrucción de la educación pública fue obra de gobiernos neoliberales”. A lo que el economista responde con una contra pregunta que Franchi jamás logró responder, esta era: ¿Qué es un gobierno neoliberal?

Pero mejor que leer lo que paso, es verlo.

Fragmento específico del debate. El programa completo esta tambien en Youtube.

Al final de este fragmento, un tercer invitado que desconozco su nombre y profesión desvía el tema en aras de salvar a la señora Franchi y la corrige diciendo que son medidas liberales. Manuel Adorni viendo la corrección, prosigue a debatir que las políticas mencionadas van en contra de los fundamentos económicos del liberalismo.

Estos son solo tres ejemplares de las mil definiciones que toma la palabra “neoliberalismo” en boca de populistas que cual ser oscuro y etéreo puede adoptar la forma que ellos deseen. Con él, pueden anunciar que tenemos un mal, que devora todas las ovejas de nuestra granja de manera rapaz, y que solo ellos pueden ubicarlo, combatirlo y erradicarlo. Todo lo anterior, por el módico precio de tu dinero, tu vida y tu libertad. Da para preguntarse:

¿Es el neoliberalismo, el enemigo que nos acecha en la oscuridad o más bien la herramienta de ascenso para los populistas?

Imagen por defecto
Carlos Noriega

Administrador de empresas con ocho años de experiencia en formulación y ejecución de proyectos productivos de capital privado, público y mixto

Artículos: 61

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín