BOTSUANA: LA ESTRELLA AFRICANA

Muy pocos han oído hablar acerca de Botsuana, un país que se encuentra en la parte sur del continente africano y cuyos vecinos son: Zambia al Norte, Zimbabue al este, Sudáfrica al sur, y Namibia al oeste. Tiene además, factores en contra tales como no contar con salida al mar y el hecho de que gran parte de su territorio sea desértico, pues pertenece a lo que se conoce como el Desierto de Kalahari. Pero entonces, ¿Cómo logró este país africano convertirse en la estrella económica de dicho continente, y a su vez superar a Colombia en PIB per cápita y sacar a tanta gente de la pobreza? Veamos.

EL NACIMIENTO DE LA PROMESA AFRICANA

Botsuana logró su independencia en septiembre de 1966. Así es, no lleva siglos siendo “independiente” como si lo es Colombia. Como todo país africano, durante mucho tiempo fue un protectorado británico; hasta que en la época de los 60’s logró su independencia. Para ese entonces, la mitad de su población no contaba con ganado o algún semoviente para ejercer la actividad agropecuaria. Sólo tenían 12 kilómetros de carreteras pavimentadas; además de las deficiencias energéticas y de agua potable que sufren los países de dicho continente y, como es natural, era considerado uno de los países más pobres del mundo.

En la época de los 80’s llegó la fiebre del diamante y, para ese momento, Botsuana se equiparaba en producción de dicha piedra preciosa a la par de Australia y la actual República Democrática del Congo. Sin embargo, con esta fiebre de recursos naturales también llega esa maldición de la temible enfermedad holandesa, que en esto Botsuana la supo capotear muy bien.

DECISIONES CONTRA-CÍCLICAS Y FUTURISTAS

Dos líderes: Seretse Khama y Quett Ketumile Masire, quienes fueron los primeros líderes políticos del país, vieron el ejemplo de sus hermanas excolonias y no quisieron repetirlos. Pensaron a largo plazo e implementaron medidas liberales de primer mundo; para hacer de Botsuana un país próspero y no ser otro país africano victimizándose por haber vivido bajo un colonialismo europeo.

El negocio de los diamantes produjo ingresos para el país y su primera misión fue la de no gastar más de lo que les ingresaba. Al tener esta política fiscal responsable, lograron crear la política de impuestos bajos para las empresas y así promover la inversión extranjera en el país, sumado también a una legislación que prohíbe la nacionalización, o como lo llama un político colombiano: “la democratización de las compañías privadas” –respeto por la propiedad privada–, logrando crear un ambiente jurídico estable para esas inversiones que llegaban del extranjero.

Pero no solamente en lo fiscal y legal promovieron la seguridad a los empresarios, también lo hicieron en cuanto al manejo de los presupuestos gubernamentales: se prohibió la emisión de deuda soberana a fin de vivir única y exclusivamente con los ingresos que generan los impuestos bajos que tiene el país para con las empresas. Dicha apuesta ha hecho del país uno de los que menos porcentaje de deuda tiene con relación al PIB de toda el África Subsahariana. En definitiva, es un país que le apostó al desarrollo a largo plazo y de vivir con el cinturón apretado, fórmula que le ha dado resultados.

LOS EFECTOS DEL AVANCE

Los datos

Entre 1966 –cuando dio origen a las políticas de libre mercado– y 2006, ningún otro país ha logrado superar las tasas de crecimiento de la estrella africana, ni siquiera el gigante asiático China. Mientras que China crecía en un promedio de 6,99%, Botsuana lo hacía al ritmo del 7,22%. Otro dato para resaltar es que entre 1985 y 2015, la tasa de pobreza nacional pasó de un 42,60% a un 16,10%. Cabe destacar además, que para el 2017 en Colombia el 26,9% de su población vivía en pobreza, lo cual quiere decir que no solamente en PIB per cápita nos supera Botsuana, sino también en los indicadores de lucha contra la pobreza.

Lo malo (medianamente aceptable)

Desde su independencia, Botsuana sólo ha sido gobernada por un partido: el Partido Democrático de Botsuana. Si lo vemos en perspectiva, los países que han salido de la pobreza gracias a la implementación de medidas de libre mercado, han sido aquellos donde sólo un partido o político han gobernado, dándole así estabilidad política a estos. Países como China con su Partido Comunista y Singapur con Lee Kuan Yew, son ejemplo de cómo la democracia no es una opción viable si se quiere combatir el atraso económico.

Lo bueno

Botsuana es uno de los países con mayor población de elefantes del mundo, además de ser el país africano más seguro para viajar y hacer turismo.

En el 2019, por primera vez logró ser el primer país africano en concederle un préstamo a otro país del mismo continente para enfrentar una crisis económica. Lo hizo con su vecino Zimbabue y el monto del préstamo fue por 600 millones de dólares.

¿Faltan cosas para hacer? Muchas. Sin embargo, no podemos negar que lo que ha hecho este país es digno de admirar y su futuro, de seguir así como va, será muy prometedor.

Imagen por defecto
Carlos Jaimes

Administrador de empresas, con especialización en finanzas. 8 años de experiencia en el sector financiero, y en fondos e inversiones.

Artículos: 10

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín