JUSTICIA; SÓLO SI ME FAVORECE

Dura lex, sed lex” (Dura es la ley, pero es la ley)

Con el anterior principio general del Derecho; inicio este artículo que es una opinión basada únicamente en este y desde ninguna de las orillas.

Si bien la justicia colombiana requiere una transformación de carácter urgente en grandes aspectos; esta trasformación no debe ser en momentos de conveniencia. Es decir, no podemos defender la justicia únicamente cuando nos favorece y desprestigiarla cuando sentimos que nos ataca.

El escenario anteriormente descrito, fue el vivido el 4 de agosto del presente año, cuando se le privo de la liberad al Expresidente Álvaro Uribe en medio del proceso que afronta. De inmediato, distintas voces hacían un llamado a respetar la justicia; mismas voces que el pasado 10 de octubre, atacaron la justicia de manera contundente, esto luego de que el Expresidente y Exsenador Uribe quedara en libertad bajo una decisión en Derecho basada en la ley 906.

PERO… ¿QUÉ ES LA JUSTICIA?

Muy pocos estudiosos del Derecho se han atrevido a dar una clara definición de justicia, esto debido a la complejidad de su concepto y todos los campos que esta encierra. El jurista Ulpiano –uno de los pocos personajes que le dio una definición a la justicia– la definió así: “lustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi” (La justicia es la constante y perpetua voluntad de darle a cada uno lo suyo). Vale la pena aclarar que esta definición de justica corresponde únicamente si y sólo si a quien actúe en derecho no caiga en pasiones que enceguezcan o alteren en lo mínimo su decisión.

Una vez hemos comprendido la definición de que es justicia, pasaremos a analizar el ¿Por qué el ser humano la ataca?

¿POR QUÉ ATACAR LA JUSTICIA?

La historia lo ha demostrado, cualquiera que sea la posición del hombre jamás estará alejada de las pasiones. El hombre por naturaleza no es capaz de aceptar y mucho menos defender algo que ataca sus intereses o va en contra de sus ideales –sin importar si es justo o injusto–.

Esta característica propia del hombre ha sido uno de los obstáculos para el desarrollo de la humanidad, que, por efectos del egoísmo particular, ha limitado o destruido avances para nuestra especie. De igual manera –el desprestigio sólo cuando me conviene–, ha sido claro factor que ha dejado en evidencia la inmadurez de algunos movimientos políticos que, cegados por el odio y las pasiones, en casos como este, cual camaleón, se camuflan y atacan a conveniencia. Dirigentes políticos en procesos así pelan el cobre y sale a relucir su carencia de ética con relación a su campo de acción. Pero este tema será abordado en mi próximo artículo.

PETICIÓN AL ESTIMADO LECTOR

Al estimado lector le pido no caer en el juego de las pasiones más básicas del hombre, como lo es defender la justicia cuando me conviene y atacarla sólo cuando va en contra de mis intereses. Colombia y el mundo deben avanzar, dejar de juzgar bajo conveniencia y construir el futuro.

Imagen por defecto
Juan David Solarte

Estudiante de derecho en la Universidad Libre (Seccional Cali, Colombia), y miembro del Semillero de Investigación de Conflicto, Derechos Humanos y Cultura de Paz. Estudioso de la historia.

Artículos: 32

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín