ORÍGENES & GENEALOGÍA DEL LIBERALISMO | Capítulo V: Aristóteles y su planteamiento económico

NOTA:

Este es el quinto capítulo de una serie de artículos que tratan sobre las diferentes etapas que ha vivido el liberalismo, desde sus cimientes hasta nuestros días. Para poder comprenderla mejor, es recomendable leer los cuatro anteriores:

Aristóteles, junto con Platón, son considerados los padres de la filosofía de Occidente, cuyas enseñanzas y pensamientos han pasado de generación en generación. A casi 2.400 años de su tiempo de vida, su estudio es fundamental dentro del análisis del ser humano y su entorno.

Aristóteles fue alumno de Platón en la ciudad de Atenas; a pesar de ello, no compartía el modelo de sociedad que determinó su maestro, en donde el comunismo era la base organizacional de las clases pensante y guardián, dejando sólo el “impuro” comercio a la clase necesitada. El modo de ver la interacción de las personas en el mercado por parte de Aristóteles, tenía mucho en común con las observaciones realizadas por el filósofo Demócrito, llegando a la conclusión sobre los beneficios que se presentan dentro del libre mercado en comparación con los obtenidos dentro de un sistema autoritario y comunal. Aristóteles argumentó que la restricción de las interacciones en un mercado, era contraria a la variedad de capacidades, talentos y esfuerzos propios de la condición humana y, por ende, un sistema tan rígido tiende a fracasar.

DEFENDIENDO LA PROPIEDAD PRIVADA

A continuación, se presenta una serie de argumentos dados por Aristóteles sobre las ventajas de la propiedad privada sobre los bienes comunales.

Primero

La propiedad privada, en lo relacionado con tierras y producción de artículos, es más eficiente, debido a que su poseedor se beneficia directamente del lucro de esta; en cambio, dentro de las propiedades comunes, los individuos buscarán descargar su responsabilidad en otros, puesto que no existe la motivación de obtener una mayor recompensa.

Segundo

A diferencia de lo que planteaba Platón sobre los beneficios de los bienes comunales, en donde los conflictos por la propiedad tendían a desaparecer; Aristóteles opinaba que, en vez de disminuir, estos se potenciaban. La razón es que las personas estarían constantemente inconformes por trabajar más que otros y recibir la misma recompensa; de esa manera, la productividad a muy corto plazo bajaba en los más capaces, creando problemas de desabastecimiento, e incluso problemas personales, debido a la pérdida de la autoestima y a la frustración que conlleva a las personas que se les castra su potencial.

Tercero

Todos los seres humanos desean poseer cosas exclusivas, por ejemplo: tierras, casas, artículos, dinero, familia, entre otras; es así que en una sociedad en donde no existe la propiedad privada, esta va en contra de la misma condición natural, lo que siempre desemboca en un fracaso del modelo restrictivo.

Cuarto

Aristóteles planteó que, en toda la historia de la humanidad, las personas han defendido sus propiedades, incluso, guerras se han desatado cuando una tribu toma los bienes de otra; es así que al implementar una sociedad en donde se destruye el concepto de propiedad privada y, sobre todo, de una manera tan radical como la planteada por Platón, ocasionaría muchos más conflictos que los que podría solucionar.

Quinto

La relación de las personas, dentro de las sociedades de libre mercado, tiene caracteres de moralidad, benevolencia y filantropía superiores. La razón explicada, se basa en el trato al cliente, en donde se le debe seducir, se le deben presentar productos de calidad y se le debe complacer, y sólo de esa forma, obtendrá su favor por medio de la compra; en cambio, una sociedad en donde no se requiera el favor del consumidor, las personas serán apáticas ante los demás, y toda la responsabilidad de ayudar al prójimo caerá en manos del Estado.

Sexto

A pesar de que tanto Aristóteles como Platón, estaban en contra de la acumulación de riquezas; Platón abogaba por la expropiación, mientras que Aristóteles se oponía a cualquier medida que estuviera en contra de la propiedad privada. Su propuesta venía desde la educación, en donde las personas aprenderían de la virtud del sacrificio y de la no necesidad de poseer más de lo justamente necesario para vivir.

PARADOJAS ARISTOTÉLICAS

Empero de hacer una férrea defensa a favor de la propiedad privada, al igual que todos sus predecesores, despreció el trabajo manual y a los comerciantes; además, creó un dilema con la inclusión de las “necesidades naturales”, las cuales debían ser suplidas por las personas sin considerar que era acumulación de riqueza, y los “deseos no naturales” deberían ser rechazados por una persona con moral. ¿En dónde está ese límite?, las personas necesitan una casa como refugio, ¿de qué tamaño, con cuáles características, en qué sitio?, y así con todos los demás bienes en donde no dio respuesta.

Aristóteles calificó como “no natural” a los intereses cobrados por el préstamo de dinero, así como la ganancia de los comerciantes que no producen los artículos. Solicitaba abiertamente, que tanto los prestamistas como los comerciantes minoristas, fueran excluidos de la sociedad.

Alababa al libre mercado, en donde el dinero era el motor de los intercambios y permitía solucionar el problema de la doble coincidencia y, para efectuar un intercambio, ambas partes debían desear lo del otro; es así que el dinero, permite que las personas puedan obtenerlo por unos medios, con el fin de comprar los artículos que están necesitando. Estaba de acuerdo con la acumulación del dinero, en caso de que el fin fuera de tal magnitud que se requiriera del ahorro para obtenerlo. Pero si el fin de acumular el dinero, es prestarlo a interés, Aristóteles entra en una contradicción en su visión económica del uso del dinero, debido a que lo consideraba un medio “estéril”, el cual no se podía multiplicar, y por ello, condenó la actividad de contratistas como inmoral.

El filósofo, no comprendió que el dinero es otro producto más dentro del mercado. Las personas al vender artículos o su mano de obra, lo que hacen realmente es comprar dinero. Si una persona está dispuesta a sacrificar el uso inmediato del dinero, es porque busca una retribución en el futuro; esos son los interesesDemócrito planteó la preferencia temporal, en donde las personas prefieren obtener una satisfacción inmediata a una en el futuro incierto; esta diferencia sólo es cubierta cuando se tiene una recompensa en el futuro por el sacrificio de hoy. Por lo tanto, la calificación de Aristóteles como inmoral del préstamo de dinero, no tiene ningún sentido.

Aristóteles, al igual que Platón, pretendía un Estado estático y en el que las personas no tuvieran como objetivo la acumulación de riquezas, sino más bien, que fuera por medio de la virtud del autosacrificio que se controlaran los deseos y las ansias de poseer. También planteaba que los productos y los bienes dentro de una sociedad eran estables, por lo tanto, las personas con moral, al no desear acumular, permitirían que éstos fueran distribuidos de manera equitativa entre todas las personas que componen la sociedad. Lo que demostró que se le habían olvidado o consideró inocuas, fueron las enseñanzas de Hesíodo, las cuales eran para los tiempos de escasez, en donde, las personas empleaban su capacidad mental al máximo para destinar los recursos en donde eran más productivos y, con ello, comienza el camino a la generación de la riqueza.


En el próximo capítulo, continuaremos con Aristóteles y sus conceptos de intercambio y valor.

Imagen por defecto
Carlos Andres Echavarria Blandon
Ingeniero Civil de la Universidad Nacional de Colombia y Especialista en Gestión para el Desarrollo Empresarial de la Universidad Santo Tomás. Empresario y asesor de diversas compañías nacionales; con experiencia en administración y desarrollo de las instituciones. De tendencia libertaria minarquista, influenciado por la Escuela Austriaca de Economía. Apasionado por la historia, y que considera que el crecimiento de las naciones se basa en la libertad individual y el ahorro que impulsa el proceso creativo de las personas; permitiendo un bienestar general. Detractor de las doctrinas que restringen las libertades individuales y opositor de los Estados que quieren intervenir en todos los aspectos de los seres humanos por fuera de sus únicas dos responsabilidades: seguridad y justicia. Desea transmitir las bondades del capitalismo sobre cualquier otra ideología planteada hasta la fecha, donde el mercado libre ha sido la verdadera máquina diseñada para sacar personas de la pobreza.
Artículos: 11

Newsletter Updates

Enter your email address below to subscribe to our newsletter