¿POR QUÉ CAEN EL DÓLAR BLUE Y LA BRECHA CAMBIARIA?

El dólar paralelo en Argentina está cayendo. El lunes 11 de abril, a saber, cerró en ARS$ 195 para la compra, 1,5 pesos menos que la semana anterior a dicha fecha. En lo que va del año ya acumula una baja de cerca del 6,3%.

Si miramos la cotización desde mediados del año pasado, vemos que la tendencia fue para arriba a partir de julio de 2021 hasta fines de enero de este año.

Sin embargo, tras alcanzar un pico de ARS$ 222,50 el 27 de enero, el dólar comenzó a bajar. Desde el valor máximo, la divisa se encuentra un 12,4% más barata, y todo esto, con una inflación que no para de aumentar. ¿Qué está pasando?

Desde el gobierno consideran que todo esto es un logro de la política económica. ¿Será así? La respuesta es NO del todo.

Es que la explicación tiene al menos dos factores. El primero es local, pero el segundo tiene que ver con el contexto internacional.

ACUERDO CON EL FMI

En términos de los ingredientes locales, debe destacarse el acuerdo al que llegaron el gobierno argentino y el FMI. Más allá de que lo alcanzado implica que, una vez más, Argentina no pague sus deudas en tiempo y forma, el lado positivo es que se despejaron las dudas sobre un posible default de la deuda con el organismo. Al mismo tiempo, se establecieron metas fiscales y monetarias.

Es decir, el gobierno argentino se comprometió a achicar el déficit fiscal y a emitir menos pesos para cubrir este desequilibrio. Este escenario, comparado con uno de default, brinda mucha más calma y previsibilidad a los inversores, lo que contribuye a una baja del dólar en el mercado paralelo.

El día después que el Presidente Fernández anunció que se había llegado a un acuerdo, el dólar blue comenzó a bajar. Finalmente, el 17 de marzo el Congreso aprobó la firma con amplia mayoría.

No obstante, esto no explica todo lo que ocurre. El otro factor que está detrás es el contexto global.

INUNDACIÓN DE DÓLARES

Lo primero que tenemos que ver acá es la altísima inflación por la que está atravesando los Estados Unidos. Los precios en marzo subieron un 8,5% interanual. Este dato puede tener que ver con la invasión de Rusia a Ucrania, pero la inflación en la nación del “Tío Sam” está disparada hace varios meses. El motivo es la elevada emisión monetaria que la FED hizo para intentar contener los efectos negativos de la pandemia/cuarentena.

Antes de la pandemia, la base monetaria en los Estados Unidos era de 3,4 billones de dólares. A fines de 2021 ese dato había subido a 6,4 billones.

La alta inflación en los Estados Unidos es una señal de que el valor del dólar está cayendo en comparación con el de las cosas. Es por esto que sube el precio de commodities como la soya, el trigo y el maíz, y es por esto además que los países que exportan ese tipo de productos reciben un flujo de dólares inusitado.

Ello ha dado como resultado que las monedas de toda la región se fortalezcan frente al dólar. En lo que va del año, la moneda estadounidense cae un 17% en Brasil, un 8% en Colombia, un 6,8% en Uruguay y Perú, y un 5% en Chile.

O sea que, si miramos el contexto internacional, no se trata tanto de que el peso argentino suba contra el dólar, sino que el dólar cae contra todas las monedas, incluido el peso argentino.

Otra forma de ver esta inundación de dólares a nivel global es el dato de las liquidaciones de dólares del agro. El aumento del precio de la soya, el maíz y el trigo, tres de los principales productos de exportación de mi país, hicieron que en los primeros meses del año entraran al Argentina por este concepto USD$ 7.900 millones, una cifra que es récord histórico. El dato está 18% por encima de lo liquidado en 2020, otro año que ya había marcado un récord.

De nuevo, no es que el gobierno tenga una política consistente que haga bajar el dólar, sino que una mayor cantidad de dólares depreciados está ingresando a Argentina, como a todo el planeta.

MAYOR DEVALUACIÓN OFICIAL

Finalmente, el ministro de Economía se jacta de que la brecha cambiaria haya caído. Aquí obviamente influye la baja del dólar paralelo, pero también el hecho de que el Banco Central ha estado acelerando el ritmo de devaluación.

Si vemos el aumento mensual del dólar oficial, observaremos que en octubre-noviembre del año 2021 el tipo de cambio aumentaba a un ritmo del 1%, mientras que los últimos datos muestran una tasa de aumento cercana al 3% mensual.

Obviamente, esto reduce la brecha. Por un lado, cae el dólar paralelo y, por el otro, el gobierno reconoce cada vez de forma más rápida que el dólar oficial es una ficción insostenible.

Para ir cerrando: ¿el dólar paralelo está cayendo en Argentina? Sí, sin dudas que lo hace, y esa es una buena noticia. Ahora bien, ¿cae por una mejor política económica? No completamente.

Por supuesto que acordar con el FMI fue una alternativa mejor que entrar en default, pero lo que está pasando con el dólar en Argentina está fuertemente influenciado por el contexto internacional.

Hoy al mundo le sobran dólares, por eso hay estos niveles de inflación en los Estados Unidos y vuelan los precios de los commodities. Y también es por esto que ahora el dólar cuesta solo ARS$ 195 pesos en el mercado “blue” de mi país.

NOTA:

La versión original de este artículo apareció por primera vez en el portal Infobae: Hacemos periodismo.

Iván Carrino
Iván Carrino

Economista, escritor, conferencista internacional y docente. Actualmente, dirige «Iván Carrino & Asociados»: empresa de investigación y asesoría económica y financiera. Es investigador asociado de FARO UDD: Núcleo de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad del Desarrollo (Chile), y entre 2018 y 2022 fue subdirector de la Maestría en Economía y Ciencias Políticas del Instituto Universitario ESEADE (Argentina). Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires, máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de España y máster en Economía Aplicada de la Universidad del CEMA de Argentina. Ofrece además, charlas y conferencias en congresos especializados, reuniones empresariales y eventos no gubernamentales; asesora a empresas en temas de coyuntura macroeconómica y sectorial.

Es profesor de «Historia del Pensamiento Económico» en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad del Desarrollo, donde también dicta el curso «Economía, Política e Instituciones». Escribe columnas en medios como La Nación, Ámbito Financiero, El Cronista, Infobae, Al Poniente, entre otros. Cuenta en su haber como autor con cinco libros: «Cleptocracia» (2015), «Estrangulados» (2016), «Historia Secreta de Argentina» (2017), «El Liberalismo Económico en 10 Principios» (2018) y «La Gran Desproporción: economía y política de la pandemia de Covid-19» (2021).

Artículos: 19

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín