PERIODISMO MANOSEADO

El periodismo colombiano será uno de los grandes perdedores de la campaña política electoral que termina el próximo domingo. El manoseo de periodistas y medios de comunicación ha estado a la orden del día. El irrespeto, la agresión y el insulto llegaron a niveles desconocidos, especialmente, en contra de las mujeres periodistas.

La esposa del candidato favorito les dijo, básicamente, “prostitutas”. De la misma campaña le pidieron a un conglomerado de medios, “un periodista prestado”, para que actuara como su jefe de prensa. El otro candidato finalista, molesto porque no le gustaron las preguntas y contra-preguntas de los periodistas de la TV Pública, los acusó de pertenecer a la campaña rival; en Miami, seguidores del mismo candidato que fungían como jefes de prensa, interrumpieron una entrevista en vivo porque no les gustó otra pregunta.

Rodolfo Hernández y Gustavo Petro, por igual, se declaran víctimas de los periodistas que se atreven a refutar sus propuestas, exigirles claridad o les señalan sus contradicciones. Los dos, Petro y Rodolfo, no les conceden entrevistas a periodistas y medios que ellos y/o sus asesores consideran enemigos; solo atienden a quienes consideran sus amigos o aceptan sus condiciones.

Los dos, cada uno en su momento, se negaron a asistir a debates convocados por medios o moderados por periodistas alegando falta de garantías. Empresarios terminaron haciendo entrevistas y reportajes suplantando a los periodistas con el beneplácito de las campañas, los medios y los mismos periodistas. Las universidades y los gremios periodísticos guardan silencio, o se pronuncian cuando el ofendido es un reportero o medio afín a su ideología.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), que dice defender a los periodistas y la libertad de prensa, es muy ágil y enfática cuando los ofendidos o atacados son periodistas de izquierda y/o cuando los ofensores y atacantes son de derecha. Cuando es al contrario, brilla por su ausencia; más de cuarenta y ocho (48) horas después de que se conociera que la posible futura Primera Dama llamara “putas” a las periodistas colombianas, aún no dice una palabra.

EL DEBATE OBLIGADO: EL ÚLTIMO EPISODIO

Un Tribunal de Bogotá que suele atender las peticiones de los partidos de izquierda en Colombia, le ordenó a Petro y a Rodolfo ponerse de acuerdo para debatir durante una hora sus propuestas en la TV Pública.

El Tribunal atendió entre gallos y media noche a una acción de tutela presentada por seis (6) seguidores de Petro, según la campaña de Hernández. Después de un intenso forcejeo jurídico, Rodolfo aceptó a regañadientes el fallo y propuso unas condiciones como se lo ordenó el tribunal; una de ellas, que el debate fuera moderado por tres periodistas mujeres: D’arcy QuinnVicky Dávila y Jessica de la Peña.

Petro que apeló a todas las formas de lucha para conseguir ese debate porque, según sus asesores, le conviene muchísimo, “aceptó”, pero descalificó de entrada a las tres periodistas acusándolas de “hacerle campaña” a Rodolfo.

Así, Petro avisó que llegaría al debate presentándose como víctima de la “imposición” de las moderadoras y las reglas por parte de Hernández. Nos anticipó que aprovecharía cada pregunta, contra-pregunta u observación que considerará inconveniente para declararse un perseguido por las periodistas que están haciéndole un mandado a su competidor.

En las redes estalló la polémica. Otros periodistas, tanto hombres como mujeres, se burlaron y descalificaron a las tres postuladas, otros las apoyaron. En esa pugna queda en evidencia que hay periodistas que tomaron partido a favor de una u otra candidatura.

A la hora de escribir este post aún no sabemos si habrá o no el debate entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández ordenado por el Tribunal de Bogotá que convirtió en obligación un derecho –al final, no se llevó a cabo–. Lo que sí sabemos es que el próximo lunes o martes, cuando se haga el balance de ganadores y perdedores de esta campaña electoral, entre los segundos estará el periodismo colombiano que cayó, por acción y omisión, en la trampa que le tendieron los políticos.

Los periodistas no fuimos capaces de hacernos respetar. Terminamos untándonos de la misma mierda que los políticos usaron en esta campaña como su arma favorita para destruir personas, en lugar de controvertir ideas.

NOTA:

La versión original de esta columna apareció por primera vez en el Blog de Ricardo Galán.

Imagen por defecto
Ricardo Galan
Artículos: 10

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín