La Falacia de la Diversificación

Durante años hemos escuchado en nuestros países latinos, especialmente de Sudamérica, que somos “pobres países ricos”.

Esto es por la dependencia de los Commodities; bienes físicos que constituyen componentes básicos de productos más complejos. Ejemplo de esto son el cobre, el hierro, el cacao o el más famoso de la última era, el Petróleo. Ya el senador de oposición, el inefable Gustavo Petro, nos decía en 2018 en su campaña presidencial:

“La explotación de minas e hidrocarburos hizo que la economía nacional dependiera de los precios extranjeros y no de una industria local, pues Colombia por varios años vivió de una “Enfermedad Holandesa”, la cual se agravó con la crisis financiera que produjo la caída de los precios del petróleo. Hoy el país produce 854.121 barriles diarios.” [i].

El intelectual enciclopedista venezolano Arturo Uslar Pietri en 1936, en un artículo seminal del pensamiento político venezolano, nos decía que el Petróleo era un problema:

“los problemas que la existencia de esa riqueza adventicia y no producida por el trabajo de la sociedad podía ocasionar en el futuro. Yo mismo, señalé la posibilidad de ese riesgo y lancé una voz de alerta. Fue entonces cuando dije que había que “sembrar el petróleo”.” [ii].

ENFERMEDAD HOLANDESA

Cuando se habla de Enfermedad Holandesa, se habla de cuando efectos nocivos al incrementar los ingresos de un commodity como el Petróleo, sobre la divisa del país. Para hacerlo más entendible; si hay un aumento de los precios del petróleo, la cantidad de dólares aumenta considerablemente, entonces baja el precio del dólar, y aumenta el de nuestra moneda local. Esto hace que los precios de los bienes que se van a exportar sean más caros a nivel internacional.

Un ejemplo claro: Si el dólar en un país vale 2 pesos por cada dólar, de bajar a 1, son más baratos los productos importados; si algo valía 100 dólares en moneda local, ahora vale la mitad por el cambio de divisas. Lo mismo sucede pero al revés, con los precios de los exportados referidos en pesos. ¿Qué significa entonces el aumento de dólares? Una pérdida de competitividad a primera vista, y para los defensores de esta visión, un sector que monopolice la oferta de dólares en la Economía es un gran problema. A continuación veamos algunas cifras.

El petróleo en cifras

En Venezuela, la participación del PIB del Sector Petrolero representó el 25,6% del total, mientras que su participación en los ingresos fiscales fueron de 52,3%, y la oferta de dólares que entró al Banco Central de Venezuela fue del 92,7%, cifras del año 2015, del Fondo Monetario Internacional que son las ultimas oficiales con respecto al país. Esto en concreto nos dice que la Economía venezolana es altamente dependiente de un solo rubro, el cual es un argumento altamente conocido.

Igual pasa en una proporción mucho menor, pero igual de significativo en la Economía Colombiana. La mejor expresión fue en entre Febrero a Marzo de 2020, donde el barril del Petróleo bajó a mínimos históricos en toda la historia contemporánea, se vio que de 3000 Pesos por dólar a más de 4200 P/$, haciendo estragos en todo el país. Todo esto lleva la conclusión final; nuestros países son pobres porque son dependientes de un solo sector… si, pero no…

¿QUÉ HACER?

Personajes como Petro y sus acólitos dirían la palabra mágica: !Diversificar! En términos generales, es que se desarrollen el sector agrícola, manufacturero, comercial, y demás que integran la Economía, pero el punto está en ¿Cómo?. Y lo que nos indican es que sea el Estado el que diversifique la Economía a través de políticas sectoriales de subsidios e impuestos.

Eso no es nada nuevo, ya se aplicó en los 60 y los 70 con la Teoría de la Dependencia y del Subdesarrollo, Raúl Prebisch y Celso Furtado, de la CEPAL. Con su política de Sustitución de Importaciones, de base Keynesiana-marxista, donde se generó un proteccionismo que solo trajo un endeudamiento masivo y un empobrecimiento duro, que terminó en la pobre década perdida de los 80, donde cayó todo en una vorágine de default, hiperinflación y miseria.

La Economía es como un ser vivo

Sé que los padres en plena cuarentena entenderán esta situación: después de la pandemia y esta contención obligatoria, ahora todos los niños tienen un maratón diario y cansón de tareas por parte de los colegios. Que de manera impetuosa tiene tanto a padres e hijos agobiados por la cantidad de asignaciones.

La productividad y animo de ellos han caído de manera estrepitosa. Algunos padres se han rebelado, y se han quejado a los docentes por esta situación, debido esto, pararon en estos planteles y han dejado a los niños tranquilos. Resultados: los niños debido a la libertad que le han dado se han vuelto mucho más creativos y entusiastas de hacer pinturas, esculturas, matemáticas aplicadas y demás. Son las ventajas del verdadero homeschooling.

La Economía es como ese niño que se deja en libertad, para que desarrolle sus potencialidades, y aumenta su productividad y ánimo al máximo. Por ende la mejor forma de diversificar la Economía; no es ahogándola con tareas dadas por el Estado. Es a través del Orden Espontáneo y toda su acción reguladora a través del sistema de precios. El Capitalismo es la verdadera salida a la pobreza. La causa de la riqueza no es diversificar, es consecuencia de escoger el mercado, por encima del Estado.


[i] https://www.larepublica.co/especiales/propuestas-gustavo-petro/una-economia-que-no-dependa-de-la-mineria-y-extraccion-de-hidrocarburos-2601171

[ii] http://ance.msinfo.info/bases/biblo/texto/libros/BC.1991.T.III.b.2.pdf

Deja una respuesta