EL DELIRIO DE LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL EN COLOMBIA – Parte 1

Al mejor estilo de los políticos colombianos, mintiendo y engañando, se proponen políticas inviables con tal de capitalizar votos y simpatizantes.

Aclaro, desde este momento, que mi posición personal con este tema quedara reservada solo para el final de esta serie especial de artículos. Ya que, me parece más importante, aportar racionalidad y claridad sobre la viabilidad de este subsidio en Colombia. Esto es porque, al revisar varias fuentes de noticias sobre el tema, solo noto discursos dignos de certámenes de belleza por parte de los ponentes y respuestas vagas de parte del Ministerio de Hacienda. Así que, como es costumbre en El Bastión; es hora de que los números hablen.

CONTEXTO

¿Qué es la Renta Básica Universal?

En palabras simples, es un subsidio pagado mensualmente a todos los nacionales de un país determinado. No existe otro requisito que el ya mencionado. Por último, el valor de este subsidio debe estar calculado para aproximar lo al ingreso mínimo necesario, para tener un nivel de vida estable.

¿Es esto lo que se quiere implementar en Colombia?

Pues parte y parte. En ningún momento se ha hablado sobre R. B. U. en pleno; sino de una Renta Básica de Emergencia (R B E). Además, de varias otras propuestas sobre la mesa, pero las 2 principales son:

  • En palabras del senador Iván Marulanda; en primera medida la propuesta busca que se le dé un subsidio de $1.409.000 (un salario mínimo mensual con todas las prestaciones sociales legales) a cerca de 3,5 millones de trabajadores en actividades formales e independientes que estén en peligro de vulnerabilidad frente a la crisis. También, contempla una transferencia de un salario mínimo ($877.000) a 9,5 millones de hogares pobres y vulnerables que tiene Colombia, por lo que se cubriría a 31 millones de personas. La medida se contempla solo para dar el subsidio por 3 meses. Esta propuesta la hacen 50 senadores aproximadamente. ( esta es la R. B. E. para ver la noticia pulse aquí y aquí)
  • La segunda: el Centro de Pensamiento de Política Fiscal junto a De justicia intervinieron ante la Corte Constitucional para proponer una renta básica de entre medio y un salario mínimo para los hogares en situación de pobreza u hogares vulnerables. (noticia aquí)

Siendo la primera, la que han respaldado 50 senadores, es claramente la que analizare para exponer su intención real; que es quedar bien frente a la opinión publica. No obstante, la formula para hacer los cálculos son aplicables para cualquiera de las propuestas que digan en un futuro para contrastar su coste a la realidad.

CIFRAS VESTIDAS DE GALA

En la noticia se utiliza, de manera deliberaba y claramente mal intencionada, una medida de magnitud bastante conveniente para los ponentes, esta es, aplicar la ecuación “regla de tres simple” con el costo de la mediada sobre el Producto Interno Bruto (P. I. B.) del país. Dicha ecuación sirve para saber, en porcentaje, cuanto representa un numero sobre otro. Citando la noticia del primer escenario: para el caso; el costo neto de la Renta Básica sería de 20 billones de pesos, que es lo mismo que el 2 % del PIB.”

Como aprendiz de la Escuela Económica Austriaca, por el simple hecho de usar un índice con tantas falencias y errores como el P.I.B. sirve para desechar dicho calculo. Pero, dejando eso de lado, el real engaño de todos estos politiqueros, reside en no mencionar el costo neto de la Renta Básica de Emergencia sobre el Presupuesto General de la Nación (P. G. N.) para el 2020.

¿Por qué no lo hacen?

Antes del ¿Por qué? Miremos el ¿Qué es? El P. G. N. son los recursos que, anualmente, el ejecutivo necesita para ejecutar su plan de desarrollo. Además de ello, tiene otras responsabilidades incluidas como; pago de pensiones, sostenimiento del senado en pleno, etcétera. En otras palabras, el P. G. N. se puede entender como la plata que tendrá “disponible” el presidente durante un año.

Cabe aclarar dos cosa, la primera; es que esto no incluye los recursos propios de las gobernaciones y alcaldías. Y la segunda; es que esa “disponibilidad” no es total. El presidente tiene que cumplir con cuotas presupuestarias establecidas por ley a varios sectores como educación, salud o pensión. A esto se le llama; rigidez del presupuesto.

Teniendo esto claro, vamos a ver, cuánto representa la medida sobre P. G. N. qué, para el 2020; quedo fijado en: $271,7 billones. Para esto usaremos la misma regla de tres simple:

Cantidad (en billones)Porcentaje
$271,7100
$20X

Se despeja X, se multiplica en cruz; el valor de la medida por 100. Y se divide entre el valor del P. G. N.

Vemos que, si se quiere implementar dicho subsidio extrayendo los recursos disponibles para el 2020; se necesita el 7.36% del total de los recursos de la Nación.

Ahora sí, con esto, podemos comparar el costo de la medida de manera más próxima a la realidad. Les pongo para ello, 4 escenarios comparativos:

Escenario 1: es 11.2 veces más, que el presupuesto para el agro. Valores expresados en billones. Fuente aquí.
Escenario 2: Representa el 45.3% del total del presupuesto para la educación, que es el rubro más alto de todo del P.G.N. Siendo este de 44 billones. Fuente aquí.
Escenario 3: Representa el 62.8% del total del presupuesto destinado a salud. Que es de 31.8 billones. Fuente aquí.
Escenario 4: Representa el 46.2% del presupuesto total que se destinara a pensiones. Que son 43.29 billones. Fuente aquí.

CUENTAS ALEGRES

Ya con esto, ese tímido y rebuscado 2% que mencionan los ponentes no parece tan pequeño; siendo esta la razón por la cual usan el contraste con el P.I.B. y no con P.G.N. Ellos saben perfectamente la inviabilidad presupuestal de dicha medida, pero como se concluye de manera sencilla con esta evidencia; proponer semejante subsidio, resulta muy redituable políticamente hablando. A lo que también agrego, el contraste con el P.G.N. es más cercano a la realidad, ya que son recursos “disponibles” para el Gobierno. El P.I.B. es solo un indice con muchas fallas que mide el “valor” de una económica; NO SON RECURSOS DISPONIBLES.

En definitiva, NO es viable implementar la Renta Básica de Emergencia con los recursos actuales, si no se contempla realizar grandes sacrificios en otras áreas.

Por otro lado, seguramente la mayoría estará diciendo: “no solo se puede financiar esto vía recortes de gasto y reasignando partidas presupuestales. Se puede pedir dinero prestado, imprimir dinero o crear nuevos impuestos para financiarla.” Esto, precisamente lo ponen en la propuesta, pero traería consecuencias negativas muy grandes debido al quiebre económico actual, la precariedad fiscal que se avecina, entre otros. Pero, todo ello y otros aspectos, estarán explicados en la segunda parte de este especial y mientras llega, les dejo la siguiente pregunta:

¿Estamos dispuestos a realizar el sacrifico necesario para tener la R. B. E. por solo 3 meses?

Si te gusto el contenido, por favor deja tu comentario y comparte el articulo; eso nos ayudaría mucho. Recuerda también suscribirte:

Y si quieres apoyar para la producción de este contenido; puedes hacerlo donando AQUÍ. ¡Muchas Gracias!

Carlos Noriega
Carlos Noriega

Barranquillero. Administrador de empresas y maestrante de finanzas públicas. Director ejecutivo (CEO) y miembro fundador del medio digital liberal/libertario El Bastión y de la Corporación PrimaEvo.

Artículos: 67