CAUDILLISMO: LA GRAN MANCHA DEL LIBERTARISMO EN LATAM

Referencia sobre la imagen destacada:

O’Brien, T. (18 de junio de 2018). Cover of the weekly print edition of Time Magazine: King Me. [Figura]. Recuperado el 25 de noviembre de 2020 de https://time.com/5303844/donald-trump-king-cover/

El martes 3 de noviembre de 2020 era un día normal para todos: niños viendo clases, gente yendo a sus trabajos y el resto sobreviviendo a esta proverbial pandemia. Todo era igual, excepto que era el día de las Elecciones Presidenciales y de Legislativo en Los EEUU. Uno de los sucesos que pasará a la historia, como uno de los más convulsos y lleno de incertidumbre. Ha tenido repercusión en todos los ámbitos, y el sector libertario en Latinoamérica no ha dejado de sentirse y traducirse según las presuposiciones del continente. Para entender mejor su fenómeno, veamos unos conceptos.

¿QUÉ ES EL CAUDILLISMO?

El Diccionario de la RAE nos dice que el Caudillismo es: “En política, tendencia al predominio de caudillos” (RAE, 2019). En términos más explicativos, se puede definir este modelo de conducción política como aquel donde todas las políticas estructurales y de dirección de un país están determinadas por un líder. En otras palabras, se le da una confianza absoluta a un caudillo para lograr los objetivos políticos. Eso nos lleva a que el ciudadano deje su identidad individual y se aglomere en una masa amorfa que muchos llaman “pueblo”, bajo la dirección directa del caudillo de turno. Esta ha sido la realidad latinoamericana desde sus comienzos.

Desde los tiempos coloniales, con la cultura contrarreformista del Imperio Español y la instauración de las encomiendas, pudimos rastrear su origen. Este sistema lo podemos definir de la siguiente forma: “La encomienda fue una institución implementada por los conquistadores españoles durante la colonización en América, para sacar provecho del trabajo indígena. Consistía en la entrega de un grupo de indios a un español para que éste los protegiera, educara y evangelizara.” (Revista de Historia, 2016)El Hidalgo era el centro de la vida dentro de este sistema, donde proveía, guiaba y decidía los pormenores de la sociedad. Después de este sistema acabarse, vendría un conjunto de organizaciones del poder, pero que siempre era en torno a un líder, empezando por el rey y su nobleza.

Las guerras de independencia de principios del siglo XIX afianzarían mucho más esta tendencia personalista, adhiriendo a las equivocadas ideas de Rousseau –como prevalecer la “voluntad general” por encima de la voluntad individual, y su ingenua y errónea visión antropológica, de que “el hombre es buena por naturaleza, y quien lo corrompe es la sociedad”– crearía una masa amorfa siguiendo a un líder mesiánico, llámese BolívarSantanderSan Martín, entre otros, lo cual, ya pasado estos tiempos de “descolonización”; se mantendría en la mentalidad latinoamericana durante el resto del siglo XIX. Posteriormente, caudillos militares o civiles –de diferente direcciones ideológicas–, pasando por dictaduras militares, tiranías socialistas, gobiernos socialdemócratas y de conservadurismo políticos. Cada uno tuvo sus caudillos y su pueblo acrítico y domesticado que lo siguió.

Ya en el Siglo XXI, vemos como el fenómeno del Socialismo del Siglo XXI –con los dos caudillos mayores: Fidel CastroHugo Chávez, gracias a Dios ya fallecidos, serían la punta de lanza de este movimiento– y las diversas reacciones en los diferentes países no se basaron en un plan programático, sino en la confianza absoluta del caudillo de turno. El caudillismo es parte fundamental del ADN del hispanoamericano. El Libertarismo latino no se salva de eso…

EL LIBERTARISMO EN LATAM Y SUS CAUDILLOS

Durante décadas en el continente latinoamericano –si lo podemos llamar así– estuvo ausente del desarrollo del pensamiento liberal/libertario. Mientras en el mundo anglosajón se construía, destruía y reconstruía el libertarismo, el mundo latino vivía peleando por cuál era el mejor caudillo entre todas las opciones. Ya finalmente, en el Siglo XXI y gracias al auge del Internet; una nueva generación comenzó a saber sobre la existencia de Ayn RandLudwig von MisesFriedrich von HayekMurray RothbardHans-Hermann Hoppe, y otra pléyade de intelectuales liberales/libertarios, y empezamos a reconocer entre nosotros gigantes intelectuales como Alberto Benegas Lynch Jr.Gabriel ZanottiLuis Pazos, entre otros, que han escrito durante años de estos temas. A partir de este bombardeo intelectual y el uso de las redes sociales, saldrían a la luz una generación joven de líderes e influencers.

Vimos salir personajes influenciadores como Gloria ÁlvarezJavier MileiJuan Ramón RalloJesús Huerta de Soto y Miguel Anxo Bastos, que a pesar de ser de diferentes edades, su dominio se ha visto determinado por las redes sociales, donde se han convertido en unos mini-caudillos virtuales que han terminado de configurar lo que han llamado las Tribus Liberales. Tenemos a los objetivistas que idolatran a Ayn Rand, manteniendo su bibliografía y vida como “sacrosantas”; a los libertarios progresistas abanderados por Gloria Álvarez, los cuales tienen una amalgama de autores como Rand, Rothbard, Hayek y un conjunto de más desconocidos para justificar esa unión ambivalentes entre políticas progresistas y el Principio de No Agresión; a los Ancap latinos con una base en la unión Rothbard-Hoppe y su apriorismo extremo y la visión rothbardiana de Mises; y en su “todo o nada” donde no hay posibilidad de transigir ni negociar ningún estrategia política, están también los llamados “paleolibertarios”, que siguen un mezcla extraña y peligrosa entre la dupla Rothbard-Hoppe, junto con un conjunto de autores desconocidos hispanistas que parecieran perseguir una monarquía hispanista teocrática-católica con aires medievalistas en lugar de una sociedad libertaria. Finalmente están un grupo de liberales clásicos esparcidos por todo el continente que tienen un total rechazo a la palabra libertario, que si bien tienen intenciones de llegar al poder ejecutivo a través de partidos políticos, no tienen ningún de propósito de hacer alianzas o coaliciones con grupos o movimientos que no se adscriben 100% a su programa político reformista, presentando un caso muy fuerte de sectarismo no muy diferente a las demás tribus.

Aunque en Los EEUU existen tribus liberales, al no mostrar ese caudillismo excesivo latinoamericano, hay muchas más posibilidades de consenso y acciones políticas. Gran parte de la desgracia del libertarismo en LATAM se debe a la fe ciega en caudillos mediáticos y en las ganas de que cada libertario que quiera escribir un artículo, hacer un evento o fundar un movimiento; en vez de pensar de manera un poco más orgánica, más bien quiere ser el caudillo de turno para imponer su visión a los demás. Es el eterno camino de los lobos solitarios.

EL CASO TRUMP

Regresando al inicio del artículo, las elecciones USA 2020 han marcado un antes y después en la política estadounidense, y por supuesto, han marcado un hito en el pensamiento libertario latino. Y antes de entablar un juicio de valor, entendemos perfectamente las ventajas del triunfo de Trump sobre Biden y sus consecuencias. Creemos que la opción Trump es mejor que Biden. Teniendo eso claro, podemos decir: hay un grupo grande de liberales/libertarios/conservadores que han puesto un apoyo casi incondicional a Donald Trump. Sin tener veredictos o sentencias judiciales, proclaman fraude de manera irresponsable. Son totalmente reacios a recibir una crítica objetiva sobre Trump y de aceptar sus profundos fallos en la economía: su ambivalente posición sobre la FED, un paquete ultrakeynesiano de 7,7 mil millones de dólares en subsidios y apoyos (el Plan Marshall del Siglo XXI), aumento desproporcionada de la deuda, un tímido plan impositivo, prácticas proteccionistas en sectores dominados por lobbies políticos, y varios más. Unos lo ven como un líder inmaculado, otros lo presentan como el último bastión libertario, y en los casos más delirantes, han planteado la posibilidad de ponerlo como un “Rey” o “Monarca” con poder absoluto, obviando todos los checks and balance de la política en Los EEUU. Un delirio que raya en lo ridículo.

La otra cara de la moneda son los Anti-Trump que, varios de ellos basándose en las justas críticas a este Presidente, direccionan su odio hacia él, demostrado con epítetos insultantes, negando los aciertos de este mandatario como su exitosa política internacional de cero conflictos, jugadas maestras en el nombramiento de jueces constitucionalistas literales en la Corte Suprema de Justicia, apoyo a la libertad religiosa, combate al marxismo cultural y otros más. Todos estos haters de Trump pretenden señalarlo como lo peor del mundo, y son inclusive capaces de usar fuentes de izquierda para expresar su odio ¡Este es el escenario hoy del libertarismo en LATAM!

UN TOQUE DE ESPERANZA

Algo que aprendí es: mientras haya vida, hay esperanza. Y sé que no todo entusiasta del libertarismo se identifica con estas tribus sectarias y busca por sí mismo entender y discernir lo bueno de lo malo, y la verdad sobre la mentira. Sabemos que en una situación perjudicada, se debe escoger entre dos opciones. No en vano, Tomás de Kempis, contemporáneo de Tomás de Aquino, nos enseñó que: “entre dos opciones malas, siempre se tiene que escoger la menos mala” (Wikipedia, 2020). Esto es “real politik”, y es entendible y lo apoyamos. En pensamiento militar lo llaman Pensamiento Táctico: todo el tipo de jugadas para ganar una batalla. Pero si sólo nos quedamos ahí, nos quedamos en un visión cortoplacista, muy propia de nuestra región, y terminamos alabando al caudillo de turno, sin importar quién sea: Trump, Uribe, AMLO, o cualquier otro. Perdemos la gran pintura. Debemos tener pensamiento estratégico: Todos los movimientos que nos lleven a ganar la guerra. La izquierda lo entendió, al “tratar de cambiar el mundo, por medio de lo imposible” (Marx y Gramcsi fueron grandes visionarios y esto, lastimosamente, para el mal).

Por último, recuerde que el último bastión del libertarismo no es ningún político en particular. Somos en realidad individuos como usted y como yo, cuyos derechos naturales inalienables ¡Tenemos que defender! Ya lo dijo Thomas Jefferson: “El precio de la libertad es la eterna vigilancia”.


REFERENCIAS

RAE. (3 de abril de 2019). Definición de caudillismo – RAE. Recuperado el 22 de noviembre de 2020, de Diccionario panhispánico del español jurídico – Real Academia Española: https://dpej.rae.es

Revista de Historia. (26 de agosto de 2016). Encomienda Archives – Revista de Historia. Recuperado el 22 de noviembre de 2020, de Revista de Historia: https://revistadehistoria.es

Wikipedia. (27 de marzo de 2020). Wikipedia. Recuperado el 22 de noviembre de 2020, de Mal menor – Wikipedia, la enciclopedia libre: https://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada

Imagen por defecto
Otman Dominguez

Economista de la Universidad Católica Andrés Bello, Caracas - Venezuela. Especializado en Econometría y Evaluación de Proyectos para PYMES. Estudioso de la Economía Austriaca. Coordinador del Grupo Libertarios Cali, Miembro Fundador de Derecha Ciudadana, Miembro de la Organización Libertaria de Colombia. Ex Columnista de This is Sillicon Valley, Ex Editor de Reagan Report.

Artículos: 26

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín