EL CONEJO DE LA INDIGNACIÓN SELECTIVA O EL ANIMALISMO DE FANTASÍA

REFERENCIA SOBRE LA IMAGEN DESTACADA:

Huerta, G. (14 de abril de 2021). Save Ralph: Campaña que representa los experimentos en animales se hace viral. [Figura]. Recuperado el 19 de abril de 2021, de No Somos Ñoños – Cultura Geek, Juegos, Cómics, Anime, Tecnología: https://nosomosnonos.com

Taika Waititi y un grupo de celebridades de Hollywood, han creado un cortometraje acerca de un conejo que ha “despertado conciencia” sobre el maltrato animal en las pruebas que se hacen con ellos, buscando prohibir su uso en la industria cosmética. El video titulado Save Ralph, ya cuenta con varias miles de visitas en la plataforma de videos YouTube y transmite una particular visión sobre las pruebas con animales. Pero, ¿Qué hay de cierto en este video? Vamos a revisarlo.

PUNTO 1: FALSA EQUIVALENCIA DE PROTECCIONES LEGALES A LOS ANIMALES CON LOS DERECHOS HUMANOS

El conejo Ralph afirma, con una ironía fabricada por el guionista que “Tengo la mitad de mi espalda con quemaduras, pero… los humanos son superiores a los animales… fueron a La Luna… pero todos en mi familia hemos sido conejos de prueba: mi madre, mi padre, mis hermanos, mi esposa, mis hijos… todos hemos sido conejos de prueba”. En efecto, y a pesar de la ironía que los guionistas quieren hacer con el personaje, el ser humano es superior al resto de animales, a un punto tal que ha sido capaz de crear derechos y extender su capacidad de ejercerlos a otras especies como los conejos.

PUNTO 2: ARGUMENTUM AD PASSIONES O APELANDO A LOS SENTIMENTALISMOS

Las pruebas nos hacen felices a los conejos”. Pausa larga para generar incomodidad en la audiencia, acompañada de un rostro de frustración en la cara del magullado conejo Ralph. Táctica marketinera antigua para despertar lo que hoy llaman “indignación”, adobada con sensiblería barata que no aporta mucho al caso ni permite generar un debate más allá de las infantiles discusiones propias de los justicieros sociales, la izquierda caviar, la izquierda feng shui o los guerreros del teclado.

PUNTO 3: LA “EXTRACCIÓN DEL HÁBITAT”

En el minuto 1:50 se ve cómo, de manera agresiva, una mano rompe el techo, cual si los conejos de prueba fueran sacados de su hábitat natural y llevados al laboratorio para realizarles pruebas; son una falsedad más dentro del guion. Cualquier persona que elabore experimentos, particularmente con químicos, conoce que se realizan en condiciones lo más controladas posible. Por ese motivo, la sola idea de extracción del hábitat, sólo evidencia un profundo y atrevido desconocimiento sobre estos procesos por parte de los guionistas del cortometraje. Un conejo salvaje puede no sólo contaminar las muestras en un laboratorio, sino además, presentar mayores problemas con las enfermedades que porte y pueda transmitir; un doble riesgo, tanto para el personal científico de los laboratorios como para otros animales y la certeza en los experimentos. Por ello, estos animales son creados y criados enteramente en condiciones de laboratorio, controlando las condiciones al máximo.

Complementando lo anterior, los animales usados en laboratorio son irrecuperables. Esto significa que en el eventual y fantasioso intento de reintroducirlos a sus hábitat, se les causaría un maltrato peor, al exponerlos a condiciones que desconocen por completo, matándolos de hambre, cambios de temperatura o por acecho de depredadores.

PUNTO 4: SERES SINTIENTES

Es un punto polémico al apuntar nuevamente a las emociones, al decir que los animales están sufriendo. Tal vez es de los puntos en que se puede resaltar que, en efecto, pueden generar dolor en los animales, particularmente en la industria cosmética; pero, debido a distintos desarrollos tecnológicos, hoy día se les puede evitar sentir dolor y sufrir.

REFLEXIONES

Si bien el corto de Waititi es bastante explícito, cabe resaltar que los desarrollos recientes de tejidos para experimentación, pueden ser utilizados en la actualidad como alternativa a las pruebas de cosméticos con animales, evitándose provocarles dolor y sufrimiento. Pero tal vez no sea la alternativa más económica o la más necesaria en todo contexto, particularmente cuando se trata de probar tratamientos invasivos o vacunas. ¿Descubrieron Waititi y sus amigos que el agua moja? Tal vez, e incluso puede que cosas que no se sospechan, estén ya probadas previamente en animales. Pero el animalismo de fantasía es de mirada selectiva y pretende vivir del ego y la pretendida superioridad moral de la que carece; es un culto a la naturaleza, optimizando en ocasiones, las interacciones entre hombre y animales en aras de la sociedad del espectáculo.

Requerimos de cambios pequeños en nuestro entorno, que pueden ayudar más que cualquier postureo inquisidor mágico basado preferiblemente en señalar con un dedo hechos, mientras tapa con otro dedo otros igual o peor de graves. Llevar maletas y tulas cuando se va al supermercado, o evitar al máximo el consumo de comidas y bebidas en envases desechables, puede ayudar más a que cuidemos mejor de nuestro entorno, y así quizás, lleguemos a una interacción óptima con los ecosistemas.

Deja una respuesta