JORGE IVÁN OSPINA: EL MATASANOS DE CALI

La ciudad de Cali, capital del Valle del Cauca, se ha convertido progresivamente en un lugar sumamente peligroso haciéndolo el epicentro del vandalismo del Paro Nacional que tuvo casi dos meses creando zozobra y destrucción; un lugar donde el desempleo y la delincuencia son los reyes de la comarca. El descontento todos lo apuntan a una sola persona inefable y nefasta como ella sola, el actual Alcalde de Cali: Jorge Iván Ospina. Ya veremos por qué.

LINAJE FAMILIAR GUERRILLERO

Jorge Iván Ospina es oriundo de la ciudad de Cali e hijo de un oscuro personaje: Iván Marino Ospina, inicialmente guerrillero de las FARC, para después pasar, a finales de los años 60, a pelear con la guerrilla venezolana. Culminando el año 1970 regresa a Colombia, convencido totalmente de que la lucha armada es el camino para instaurar un gobierno socialista revolucionario. Así, se convierte en uno de los fundadores, junto con Jaime Bateman, del famosísimo grupo Guerrillero M-19, siendo Ospina el segundo al mando de este colectivo insurgente. Fue autor de delitos tales como atracos de bancos y robo de armamentos, el secuestro y fusilamiento del dirigente sindical José Raquel Mercado en 1976 y el robo de armas del Cantón Norte el 1 de enero de 1979.

Pocos días después de este último hecho, Ospina fue detenido en Cali y enviado a Bogotá, en donde, según múltiples denuncias, fue torturado en las Cuevas de Sacromonte hasta que llegó al límite de intentar suicidarse. Seis meses más tarde, cuando se adelantaba el Consejo de Guerra contra los detenidos del M-19, Iván Marino Ospina disfrazado de Mayor del Ejército Nacional, se fugó de la Cárcel La Picota y reasumió las funciones como segundo al mando. Tras la muerte de Jaime Bateman, Ospina asume la jefatura del grupo guerrillero. El 14 de noviembre de 1983 tuvo una entrevista junto a Álvaro Fayad Delgado en Madrid (España), en la cual también participó el presidente de la época: Belisario Betancur, y de la que saldrían los acuerdos de tregua de 1984 conocidos como Acuerdos de Corinto.

Después de muchas aventuras guerreristas, el Ejército Nacional junto al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y la Policía Nacional, desarrolló en agosto de 1985 un operativo militar denominado “Oiga caleño, vea” en contra del M-19. El operativo se llevó a cabo en el barrio Los Cristales de Cali, en la parte occidental de la ciudad. Según la versión oficial, después de una labor de inteligencia las fuerzas que intervinieron en la operación localizaron una casa en la que, se decía, estaba el comandante superior del M-19. La casa fue sitiada en la madrugada del 28 de agosto de 1985 y después de una hora de combate cayeron Ospina y Gerardo Ospina, un guerrillero que le servía de guardaespaldas, más cuatro civiles. Su hijo Jorge Iván Ospina, en aquel entonces de veinte años, resultó herido en ese ataque bélico.

UN MÉDICO CONVERTIDO A POLÍTICO

Con todo este tipo de bagaje revolucionario, podemos ver que el joven Jorge Iván Ospina tomaría inicialmente un camino como médico, yéndose a estudiar a La Habana (Cuba). Allí se gradúa de médico cirujano en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón”. Posteriormente, gracias a las equivalencias logradas en Colombia, se homologa a médico general y empieza su labor en las zonas depauperadas del distrito de Agua Blanca, en Cali. En 1992 emprende su camino dentro de la política ocupando, entre otros, un cargo en la Secretaría de Salud de la Gobernación del Valle del Cauca y continuando con varios ejercicios dentro del poder como “Negociador de paz” en los tiempos del Presidente Andrés Pastrana; también ejerció en puestos directivos en el Hospital Carlos Holmes Trujillo en el año 1998 y, finalmente, en 1999 es nombrado director del Hospital Universitario del Valle “Evaristo García”. A partir del año 2001, en adelante cubriría puestos de la Secretaría de Salud entre la alcaldía y la gobernación.

PRIMER MANDATO EN LA ALCALDÍA DE CALI

En 2007 se formaría una coalición de izquierda llamada “Podemos Cali” que sobrepasaría la asociación de partidos tradicionales con los candidatos Francisco José Lloreda y el izquierdista Bruno Díaz Obregón, dando ganador a nuestro exiguo protagonista de esta columna: Jorge Iván Ospina. Su bandera política era el “Alcalde de la cultura” y el de las “mega-obras”. Ya veremos que significan en realidad estos motes.

Para junio del año 2008, el nuevo mandatario municipal elevó un anuncio que se llevó a cabo cinco horas después de que se conoció una citación del Juzgado 8 Penal del circuito que comunica que el avalado por el Partido Alianza Verde, debió comparecer el 15 de noviembre en una audiencia de formulación de acusación por uno de los cuatro procesos por los que se le investigaba. El caso más sonado de los cuatro tiene que ver con un contrato por 460 millones de pesos que habría suscrito el entonces Secretario General de la Alcaldía el 4 de abril de 2008 con la empresa Visión Digital Comunicación Estratégica Limitada. No se hizo proceso de licitación ni estudio de competencia entre empresas, y fue adjudicada a dedo según las investigaciones; una de las primeras manchas de Ospina.

DESASTRE DE LAS 21 MEGA-OBRAS

Durante el resto de mandato, especialmente a partir del año 2011, empieza a salir la real cara del socialista Jorge Iván Ospina, empezando con las 21 “mega-obras” que fue una de las banderas de la campaña electoral de este señor. Hubo dos investigaciones del 2011 y 2012 por el presunto delito de prevaricato por acción, que cursan en la Fiscalía 100 y la 76 de Cali. Uno de ellos por la presunta pérdida de recursos en la remodelación del Estadio Pascual Guerrero, que costaría cerca de COP$ 26 mil millones, cuando al final se invirtieron más de 110 mil millones de pesos y aún así no terminaron el escenario.

Para acelerar la aprobación de su plan de 21 “mega-obras” por parte del Concejo de Cali, Ospina desarrolló el programa “Guardas Cívicos” mediante el cual empleó más de 1.600 personas para desarrollar tareas de cultura ciudadana en las calles. Muchos concejales recibieron cuotas burocráticas en este programa, así como gente cercana a la Alcaldía. Estas personas devengaban un salario exageradamente alto para la naturaleza de sus funciones y fueron objeto de cientos de críticas por parte de la comunidad, pues se les veía perdiendo el tiempo, conversando entre ellas o sin nada que hacer.

EL DESASTRE DE LA FERIA DE CALI Y SU DESTITUCIÓN

El 25 de diciembre de 2011, uno de los logros más importantes de la administración Ospina fue crear un proyecto cultural llamado “Salsódromo”, orientado a potencializar la cultura salsera de la ciudad y de crear un escenario para la presentación de las mejores escuelas de bailarines, además de remplazar el inicio de feria: la cabalgata, un evento en decadencia. El “Salsódromo” rápidamente se instaló en el corazón de los caleños y por ello fue normalizado por un acuerdo municipal en la Feria de Cali; sin embargo, para el último año de su gobierno y con el propósito de consolidar una industria cultural, algunas zonas del “Salsódromo” se cobraron a COP$ 64.000 (USD$ 32) por persona, lo que generó una polémica grande, ya que en los tres años anteriores este había sido gratuito. Ello generó fuerte resistencia en la población, que ya lo quería destituir y casi lo logra.

A mediados de diciembre de 2011 se conoció un fallo de la Procuraduría General de la Nación que destituía e inhabilitaba a Ospina por seis meses por no haber asistido a reuniones del Concejo Municipal de Política Social. Para el Ministerio Público, el comportamiento de Ospina constituyó una omisión a sus funciones como gobernante y, por lo tanto, una falta que fue calificada como “gravísima, realizada con culpa grave”. No obstante, sobre esta decisión caía recurso de apelación, por lo cual Ospina pudo terminar su mandato solo faltándole menos de un mes y en espera de la ratificación de su sentencia.

LA MALA MEMORIA DEL COLOMBIANO JUEGA A SU FAVOR

Después de su salida del poder municipal en el 2012, entraría al poder legislativo siendo Senador del Congreso de la República durante un período de cuatro años de 2014 a 2018 por el Partido Alianza Verde, hasta que decide volver a las urnas por la Alcaldía de Cali, sustituyendo al anterior y muy criticado mandatario: Maurice Armitage. Ospina vuelve a ser el abanderado de la izquierda, con las proclamas hacia la cultura –especialmente la salsera–, la reconciliación y el progreso. Veremos con ciertos hechos la falsedad de estas proclamas electorales.

Para todo el mundo es conocido que el año 2020, el primero de Ospina en su segundo mandato, fue bastante difícil, principalmente por la pandemia del COVID-19, la cual trajo estragos en todo el mundo condenando a la población a un cautiverio preventivo (justificado o no, en este momento no importa mucho), donde los espectáculos al aire libre y el sector de bares y discotecas tendrían un cierre total. Ya después de pasados los primeros cuatro meses de la cuarentena, este sector y otros empezaron a usar su poder de lobby político para una reapertura, aunque fuese parcial, de los establecimientos. Dicha apertura nunca se dio. En su lugar, el Alcalde daría una noticia revolucionaria: ¡La Feria de Cali de 2020 sería virtual!

LA FERIA VIRTUAL DE 2020: MERCANTILISMO DE COMPINCHES

Por primera vez el presupuesto de la Feria Virtual de Cali alcanzaría una cifra astronómica: 11 mil millones de pesos. Una cifra que es menor que la anterior (de 16 mil millones de pesos) con la diferencia de que esta fue presencial. Para ser un evento online, la cifra era muy sospechosa. A efectos de no hacer un reconteo exhaustivo y largo de las irregularidades, vamos a enumerar una lista de los hechos mas escandalosos, siempre con el riesgo de dejar por fuera otros sucesos:

  1. Contratación de la empresa Cacumen Video & Post, con un Presidente como Mauricio Díaz, para hacer el “mapping” (proyección de imágenes sobre superficies) por la cantidad de 1.609 millones de pesos desembolsados por Corfecali. Esta empresa está ligada a Esteban Moreno: exgerente de la campaña del Partido Liberal al Congreso y exesposo de la exconcejal Julie del Pilar Reina, parte de lo que fue la coalición “Podemos Cali” que llevó a ganar la elección de Ospina en el 2019. Se habla de un posible detrimento de COP$ 271 millones por “falta de planeación” y un peculado por apropiación a favor de terceros, porque el “mapping” no funcionó bien en el Cali Viejo, debido a las luces que instalaron para la transmisión; al final se usaron pantallas LED en lugar de los paneles especiales.
  2. Hubo una contratación exclusiva sin ningún tipo de mediación ni proceso de licitación, dándole un poder total sobre toda la Feria al señor Luis Eduardo Hernández, mejor conocido como “El Mulato”. Este personaje fue bien popular en el 2019 por hacer campaña electoral al Alcalde Ospina, y junto con el Presidente de Corfecali: el señor Alex Zuluaga, cerró seis contratos, dejando por fuera mas de 200 contratos con diferentes escuelas de baile de la ciudad, activando así un monopolio exclusivo para su academia. Al final, Hernández recibió un monto de 283 millones de pesos, el cual, según muchos exfuncionarios de Corfecali, es una cifra inaudita para una dirección artística. Sólo como ejemplo, el costo para la dirección y coreografía para el Salsódromo fue de 181 millones de pesos para el 2020, en comparación con 25 millones de pesos para el promedio de los últimos cinco años. Cifras muy sospechosas.
  3. La contratación de Alex Zuluaga como Presidente de Corfecali sería un profundo error ya que, según fuentes oficiales, el detrimento de las arcas de esta organización tuvo un déficit de 2.585 millones de pesos, hundiendo así, los planes de esta organización de tener una sede propia al tratar de llenar ese hueco con las reservas de varios años anteriores. El capitalismo de compinches entre Zuluaga y su compadre Jesús Darío GonzálezSecretario de Bienestar Social de la Alcaldía de Cali, llevaron en el 2019 al sector de la rumba y los espectáculos a votar por Ospina a la Alcaldía. Ya llegando Zuluaga al poder, instauró un equipo de trabajo lleno de personas totalmente inexpertas y desconocidas en el área de los espectáculos, denotando una fuerte improvisación que daría resultados negativos a la gestión. Al final de esto este espectáculo, simplemente Zuluaga renunció a su posición de Presidente de Corfecali y volviendo a su labor de muchos años, que es la docencia, sin hacerse responsable de todo lo hecho. Otro efecto más de la mala memoria.
  4. Y para finalizar, tenemos que nombrar otro contrato millonario: 10 mil millones de pesos para el alumbrado móvil de Navidad para la ciudad de Cali. Según declaraciones de Juan Diego Flórez: Gerente de EMCALI (empresa pública de servicios hidráulicos y de energía de la ciudad), decía: “Vamos a adelantar el alumbrado en nuestra ciudad, dentro de las tareas se tiene previsto la iluminación del Túnel Mundialista y un alumbrado móvil por comunas y propuestas de mapping para algunos edificios; lo que se busca es llevar la alegría del alumbrado a los barrios para que la gente no tenga que desplazarse y así evitar aglomeraciones en lugares específicos por la COVID-19”.

¿Cuál fue la sorpresa de todo esto? Que durante mas de cuatro fines de semanas, desde el 15 de diciembre de 2020 hasta mediados de enero de 2021, hubo cuarentena y toques de queda totales, lo que hizo que el alumbrado no fuera disfrutado por nadie, lo que, dada la cantidad de plata gastada en ello, constituyó un total desperdicio y una ventana a la corrupción. “Una raya mas para el tigre” dirían en mi pueblo.

CONCLUSIONES

De acuerdo con toda esta cronología de hechos, tanto familiares como propios, y muchos otros que por tema de espacio no serán reseñados, podemos ver en Jorge Iván Ospina el motivo de disgusto que ha sido el punto de ebullición de las actuales revueltas. Si bien se entienden las causas del profundo descontento, en El Bastión y en mi persona en particular, rechazamos los actos violentos y que sólo buscan tener un poder más grande del Estado sobre la ciudadanía.

Ahora bien, en este caso, y debido al gran daño provocado por Jorge Iván Ospina, se están buscando los procesos de revocatoria para su mandato. De ahí nacen iniciativas como Cali Primero (Fuente AQUÍ), la cual pretende la recolección de firmas para proceder a destituir a este socialista vestido con bata blanca… O como ya muchos lo llaman hoy: El Matasanos de Cali.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Cárdenas, L. (23 de octubre de 2020). Polémica por millonario costo para la realización de la Feria de Cali virtual. Recuperado el 28 de junio de 2021 de La FM: Principales noticias de Colombia y el mundo – Noticias – La FM.

Ospina Gómez, J. I. (9 de abril de 2014). “Así vi asesinar a mi padre, el comandante del M-19, Iván Marino Ospina”: Jorge Iván. Recuperado el 28 de junio de 2021 de Las2orillas.co – Historias, voces y noticias de Colombia.

Redacción CALI Y NACIÓN (10 de octubre de 2019). Candidato en Cali anuncia huelga de hambre tras llamado a audiencia. Recuperado el 28 de junio de 2021 de Noticias Principales de Colombia y el Mundo – Noticias – ELTIEMPO.COM.

Redacción EL PAÍS (28 de agosto de 1985). La muerte de un jefe del M-19, un duro golpe al plan de paz de Betancur. Recuperado el 28 de junio de 2021 de EL PAÍS Edición América: el periódico global.

Redacción El País (3 de abril de 2011). Así es el ajedrez político de los guardas cívicos. Recuperado el 28 de junio de 2021 de Noticias de Cali, Valle y Colombia – Periódico: Diario El País.

Redacción El País (14 de diciembre de 2011). Jorge Iván Ospina seguiría como alcalde pese a fallo de la Procuraduría. Recuperado el 28 de junio de 2021 de Noticias de Cali, Valle y Colombia – Periódico: Diario El País.

Redacción El País (10 de octubre de 2019). Así están hoy los procesos contra Jorge Iván Ospina. Recuperado el 28 de junio de 2021 de Noticias de Cali, Valle y Colombia – Periódico: Diario El País.

Unidad Investigativa El País (1 de mayo de 2021). Así se usó la Feria de Cali virtual para pagar favores políticos en contratos. Recuperado el 28 de junio de 2021 de Noticias de Cali, Valle y Colombia – Periódico: Diario El País.

Imagen por defecto
Otman Domínguez

Venezolano. Economista de la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas Venezuela) especializado en Econometría y Evaluación de Proyectos para PYMES. Estudioso de la “Escuela Austriaca de Economía”. Miembro docente del Instituto Juan Calvino y locutor en la Radio Presbiteriana Reformada y candidato a Anciano Gobernante de la “IPR Pacto Eterno Chía”.

Jefe de operaciones (COO) y miembro fundador del medio digital libertario El Bastión, y miembro fundador de la Corporación PrimaEvo.

Artículos: 27

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín