ES MOMENTO DE DECIR “TE AMO”

Existen muchos “te amo” que valen la pena y que nos llenan de alegría. Existen muchos amores en nuestra vida: el de nuestros padres, el de nuestros hermanos, primos, amigos, el amor propio, entre otros. Pero cuando ese amor viene de tu pareja te da paz, te da seguridad y te permite crecer de forma sana. Decir “te amo” no es fácil para nadie, sobre todo si se trata de la primera vez; la ansiedad, los nervios y el miedo al rechazo pueden ser algunas de las sensaciones que experimentamos consciente o inconscientemente. Sea la primera relación de pareja que tienes en tu vida o la cuarta, esas palabras cambian por completo el sentido de la relación y alteran, diría yo que de forma positiva, nuestro universo. Por eso hoy quiero hablarles de la primera vez que dije y me dijeron “te amo”.

Siempre me he debatido entre si amar es una acción, una decisión racional o un sentimiento; tal vez tiene mucho de cada cosa. En todo caso, el amor se construye y a medida que la relación crece el tan esperado momento, inevitablemente, llegará. Ustedes ya deben suponer quién lo dijo primero: YO. Lo hice tres meses después de estar saliendo y lo pensé mucho antes de verbalizarlo, incluso se lo insinué a mi novio varias veces y también le pregunté si creía sentirse cómodo con la idea de amar: de que yo lo amara. Y debo decir que con lo impulsiva que soy, no fue nada fácil guardármelo tanto tiempo, pero quería que fuera real, no fruto del impulso o la emoción de un momento. Los sentimientos son inevitables, pero la decisión, la determinación de amar si es algo que se hace consciente y que es parte de nuestra razón.

Él se demoró unos seis meses más para poder decírmelo y no saben en el fondo cuanto anhelaba que lo hiciera, no por el simple hecho de escucharlo de su boca, sino porque desde hace mucho tiempo yo ya me sentía amada, aunque me dijera “te quiero”. Hubo muchos momentos en los que me llené de ansiedad y de inseguridad, pero yo sabía que lo mejor era esperar. Los dos lo sabíamos. Él no iba a mentirme frente a sus sentimientos. Hace unos días me dijo “te amo” por primera vez y sí, aún no se me quita la cara de ponqué cada vez que lo escucho. Y si se preguntan si fue algo espectacular, déjenme decirles que en efecto lo fue. No porque fuera un momento de película –no hubo ni cena romántica, ni serenata, ni flores– sino porque fue totalmente real. Yo recuerdo el brillo en sus ojos seis meses atrás cuando se lo dije y algo similar pudo ver él en los míos esa noche.

Para él es amar de nuevo, para mí es amar y sentirme amada por primera vez y no les puedo explicar lo bien que se siente. ¿Que si hubo lágrimas? En efecto. Sigo en las nubes.

¿Recuerdan la primera vez que dijeron “te amo”?

NOTA:

Este artículo apareció por primera vez en el Blog Las Malcogidas.

Frida Bienvivida
Frida Bienvivida

Alérgica a los malos polvos.
Columnista en El Bastión.

Artículos: 9

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín