MUJER: LA SEÑAL ES LA FRECUENCIA ¡SINTONIZA TU CORAZÓN!

Actualmente, no es menor cosa decir que la concepción del amor ha sido agredida: la han distorsionado. Esto es realmente fácil de comprobar una vez que se toma distancia para contemplar la suerte de bombardeos que afrontan las personas desde todos los flancos.

Analicemos detalladamente algunos casos que permiten ejemplificar lo expuesto. Para empezar, casi en su totalidad, las telenovelas convocan un estado permanente de prueba y error donde las personas terminan y comienzan relaciones con naturalidad. También se ha establecido la infidelidad como la norma sin ningún tipo de responsabilidad afectiva, ni mental ni propia hacía los perjudicados.

Asimismo, y sumando varios peldaños en el impacto de la difusión sobre los consumidores, tenemos al reguetón y el trap, los cuales, sin mesura, abiertamente hacen apología a la deshumanización del amor mediante la instrumentalización del cuerpo humano y la hiper-sexualización de la mujer, incentivándolas a entregarse como bien de consumo y, por ende, reemplazable. Todo lo contrario a la concepción del amor.

Por supuesto que los artistas, actores y todos los eslabones que hacen parte de esta cadena de acciones saben que eres incapaz de amar si no te amas a ti misma ¡No puedes dar de lo que no tienes! Llevan a cuesta directa e indirecta infidelidades, depresión, carencias afectivas, enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, abortos, suicidios, matrimonios fracasados, entre otros. Pero no les importa, mediáticamente está bien porque les representa oportunidades de ingresos.

Habiendo estimado algunas maneras en las que se impacta la noción del amor y sus consecuencias es pertinente abordar una concepción sana del mismo. Para ello usaré referencias bíblicas. No te preocupes si no eres creyente, aún así te servirán de apoyo para la elección de tu futuro esposo.

Pero el Señor le dijo a Samuel:
–No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.

(1 Samuel 16:7 | NVI)

Del anterior texto tenemos como premisa la transición de la apariencia al corazón, evidenciando como prioridad el segundo. Todo esto con el fin de protegerte como mujer de vivir las consecuencias establecidas una vez eres seducida por la inmediatez del placer disfrazada de amor.

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue.

(1 Corintios 13:4-8a | NVI)

En este pasaje encontramos múltiples propiedades inherentes al amor, ya que yace formado por ellas. Ahora bien, quisiera resaltar la paciencia y la inmortalidad de este mediante otro ejemplo más:

Así que Jacob trabajó siete años para poder casarse con Raquel, pero como estaba muy enamorado de ella le pareció poco tiempo.

(Génesis 29:20 | NVI)

Ahora cuentas con la revelación de las virtudes que debería tener el hombre que te ame. Esperar para elegir tu esposo traerá bendición sobre tu vid ¡No permitas la entrada de sufrimientos subsecuentes de inclinar tu corazón a la distorsión del amor!

Es para tu propia felicidad para lo que necesitas a la persona que amas, y es el mayor elogio, el mayor homenaje que puedes rendirle a esa persona.

–Ayn Rand
Imagen por defecto
Víctor G. Rojas

Profesional en economía | Especialista en Formulación y evaluación social y económica de Proyectos | Voz oficial del podcast “Ricos, pero Asintomáticos” | Políticamente incorrecto | Amante del glam, el rock, la lealtad y la saga de Rocky | Comprometido con Beatriz Elena Cartagena | “Livin' on a Prayer” | Sigo rockeando en un mundo libre...

Artículos: 3

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín