EL INTENTO DE HOMICIDIO CONTRA CFK Y LAS IDEAS DE HANS-HERMANN HOPPE

Por la noche del pasado jueves, cuando la Vicepresidente de Argentina llegaba en un auto oficial a su departamento ubicado en el exclusivo sector de Recoleta (CABA), apareció entre la multitud un sujeto que, con un arma Bersa Thunder calibre 32 (LA NACION, 2022), disparó a centímetros de su rostro. El disparo –se dice que Fernando Sabag Montiel gatilló dos veces– no salió de la pistola, y finalmente nadie fue herido.

El acto, no obstante, aparece como un claro intento de homicidio, calificado así también por la Justicia (POLÍTICA Infobae, 2022).

¿Un loco suelto? Tal vez.

¿Una pantomima armada por el propio kirchnerismo para victimizarse? No lo veo necesario, aunque tampoco se puede descartar.

¿Un sujeto enojado, motivado por un clima político caldeado y con un fuerte sentimiento de anti-kirchnerismo? Si no descartamos la segunda hipótesis, ¿por qué descartar esta?

¿Y qué tal alguien que cree que está liberando a un pueblo oprimido? Una persona que, en sus cabales o no, piensa que matando a la expresidente CFK le hará un favor a su país.

Esta última forma de proceder es la que emplearon los grupos guerrilleros de extrema izquierda en la época de los 70’s. Para liberar al “pueblo oprimido” por el “capitalismo explotador”, decidieron alzarse en armas contra el “gestor de los negocios de la burguesía”, como Marx calificó al Gobierno. Secuestrar y matar fueron poca cosa al lado de tan noble objetivo colectivo.

Puede algo así, ¿surgir a la derecha? Perfectamente sí, y de hecho ha ocurrido con el fascismo, el nazismo y otros tantos movimientos en diversas partes del mundo. Ahora quien recientemente, desde una perspectiva supuestamente “libertaria” y “austriaca” le otorga algún sustento intelectual a la violencia política, es Hans-Hermann Hoppe.

En un artículo titulado Análisis de clase marxista y austriaco (Hoppe, 2017)Hoppe sostiene que, en esencia, Marx tenía razón en su apreciación sobre la historia como una lucha de clases. Sin embargo, a los ojos de Hoppe, Marx solamente se equivocó al considerar que las clases enfrentadas en esa lucha eran la burguesía capitalista y el proletariado trabajador. De acuerdo con Hoppe, las clases enfrentadas son la del sector productivo versus la del sector improductivo de la sociedad, el cual, vive a costa del primero.

Marx vio la explotación en el sistema de producción capitalista; Hoppe ve la explotación en el sistema político en la existencia de un Estado que “expropia” y se apropia del trabajo ajeno. “Los impuestos son un robo”, dicen los memes (las negritas que aparecerán en los textos citados de acá en adelante, son mías):

La explotación es la expropiación de los propietarios, productores y ahorradores por parte de los no propietarios, no productores, no ahorradores y no contratistas que llegan tarde; es la expropiación de las personas cuyas reivindicaciones de propiedad se basan en el trabajo y el contrato por parte de personas cuyas reivindicaciones se derivan de la nada y que hacen caso omiso del trabajo y los contratos de los demás. […] Huelga decir que la explotación así definida es en verdad una parte integrante de la historia de la humanidad. (…) Y en el curso del desarrollo económico, así como los productores y contratistas pueden formar empresas, entidades y corporaciones, así también los explotadores pueden combinarse con empresas de explotación a gran escala, Gobiernos y Estados.

La lucha de clases, entonces, está entre la clase política (o podríamos decir “casta”) y la clase trabajadora que ya no distingue entre empresarios y asalariados, pues ambos forman parte del mismo grupo, víctima del Estado explotador.

A la manera marxista, Hoppe seguirá diciendo que la forma de resolver este conflicto es la conciencia de clase, y que finalmente, producto de la concentración del poder estatal, se darán las “condiciones objetivas” para pasar a un mundo mejor donde no existan más los Gobiernos y todos vivan en una sociedad anarcocapitalista.

Es necesario aclarar que en ningún momento Hoppe sugiere que haya que proceder en forma violenta, ni llama al magnicidio.

Pero yo me pregunto: ¿hace falta hacerlo? Mi preocupación fundamental con la idea de las “clases enfrentadas” es que siempre puede haber alguien (un individuo o un grupo de individuos) que quiera ser el liberador de los oprimidos. Y –como decíamos antes– al lado del fin tan noble de la liberación, todo acto aberrante como el secuestro o el asesinato, queda minimizado. Esa es la lógica que llevó a matanzas y guerras civiles en el pasado.

¿No es hora de que la abandonemos, en lugar de que la justifiquemos con tintes “libertarios” y “austriacos” que, además, correctamente leídos son completamente incompatibles con esta interpretación de la historia?

Ludwig von Mises, a quien Hoppe intenta rendir homenaje con su panfleto, fue una de las figuras más importantes de la Escuela Austriaca de Economía, y lejos estaba de compartir las ideas del alemán. En su obra culmen, La acción humana (trad. en 2011, p. 181), defendió sin ruborizarse al sistema democrático:

La democracia no es, por tanto, una institución revolucionaria. Al contrario, es el mejor sistema para evitar revoluciones y guerras civiles, porque hace posible adaptar pacíficamente el Gobierno a los deseos de la mayoría. Si quienes ejercen el poder no satisfacen ya a la mayoría, esta puede –en la próxima elección– eliminarlos y sustituirlos por otros que defiendan programas diferentes. El principio del Gobierno mayoritario o Gobierno por el pueblo recomendado por el liberalismo no aspira a que prevalezca la masa, el hombre de la calle. No defiende, como algunos críticos suponen, el Gobierno de los más indignos, zafios e incapaces. Los liberales no dudan de que a la nación le conviene sobre todo ser regida por los mejores. Ahora bien, opinan que la capacidad política debe demostrarse convenciendo a los conciudadanos y no echando los tanques a la calle. (…) Si la mayoría de la nación sostiene ideas equivocadas y prefiere candidatos indignos, no hay más solución que hacer lo posible por cambiar su mentalidad, exponiendo principios más razonables y recomendando hombres mejores. Ninguna minoría cosechará éxitos duraderos recurriendo a otros procedimientos.

El que cree que los problemas políticos argentinos se resuelven levantándose en armas contra “la política”, no entendió para qué sirve o bien rechaza de plano la democracia.

Hoppe es honesto en este sentido, ya que escribió un libro donde pondera positivamente la monarquía en detrimento de la democracia. Pero que no adjudique ni al liberalismo ni a la Escuela Austriaca de Economía sus ideas radicales, violentas e incompatibles con la convivencia social civilizada.

REFERENCIAS

Hoppe, H.H. (2017, 9 de enero). Análisis de clase marxista y austriaco. Instituto Mises. Recuperado el 2 de septiembre de 2022 de: https://mises.org/es/wire/analisis-de-clase-marxista-y-austriaco.

LA NACION. (2022, 2 de septiembre). Cómo es la Bersa Thunder calibre 32, el arma que se utilizó en el ataque a Cristina Kirchner. Últimas noticias de Argentina y el mundo – LA NACION. https://www.lanacion.com.ar/politica/el-ataque-a-la-vicepresidenta-el-arma-que-utilizo-el-agresor-seria-una-bersa-380-y-tenia-el-cargador-nid01092022/.

Mises, L. v. (2011). La acción humana: Tratado de economía. (10ª ed.). Unión Editorial. (Obra original publicada en 1949).

POLÍTICA Infobae. (2022, 2 de septiembre). La Justicia calificó el ataque contra la vida de Cristina Kirchner como un intento de homicidio agravado. Infobae: Hacemos periodismo. https://www.infobae.com/politica/2022/09/02/intento-de-asesinato-a-cristina-kirchner-abriran-el-celular-del-acusado-y-comenzaron-a-declarar-testigos/.

NOTA:

La versión original de este artículo apareció por primera vez en el sitio web oficial de Iván Carrino.

Iván Carrino
Iván Carrino

Economista, escritor, conferencista internacional y docente. Actualmente, dirige «Iván Carrino & Asociados»: empresa de investigación y asesoría económica y financiera. Es investigador asociado de FARO UDD: Núcleo de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad del Desarrollo (Chile), y entre 2018 y 2022 fue subdirector de la Maestría en Economía y Ciencias Políticas del Instituto Universitario ESEADE (Argentina). Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires, máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de España y máster en Economía Aplicada de la Universidad del CEMA de Argentina. Ofrece además, charlas y conferencias en congresos especializados, reuniones empresariales y eventos no gubernamentales; asesora a empresas en temas de coyuntura macroeconómica y sectorial.

Es profesor de «Historia del Pensamiento Económico» en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad del Desarrollo, donde también dicta el curso «Economía, Política e Instituciones». Escribe columnas en medios como La Nación, Ámbito Financiero, El Cronista, Infobae, Al Poniente, entre otros. Cuenta en su haber como autor con cinco libros: «Cleptocracia» (2015), «Estrangulados» (2016), «Historia Secreta de Argentina» (2017), «El Liberalismo Económico en 10 Principios» (2018) y «La Gran Desproporción: economía y política de la pandemia de Covid-19» (2021).

Artículos: 18

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín