¿Qué es más importante para vivir?, ¿la medicina, la educación, la comida o el vestido? Si piensas que la medicina y la educación son lo más importante, permítete dudar de ello. Primero, el cuerpo humano es una máquina relativamente bien diseñada que, salvo algunas excepciones, no requiere mantenimiento médico hasta alrededor de los 40 años.

Aunque vivir sin saber leer o escribir presenta desafíos, no pone fin a nuestras vidas de manera inmediata, sin embargo, cualquier cuerpo humano muere por inanición entre 28 y 71 días, dependiendo de la hidratación, las reservas de grasa y otros nutrientes en el cuerpo. Además, cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 29,5 grados centígrados, el cerebro deja de funcionar, el corazón trabaja menos y la sangre ya no puede bombearse por todo el cuerpo con rapidez, lo que deriva en muerte por hipotermia en cuestión de horas.

Así, lo más importante para vivir son la comida y el vestido, incluso mucho más que la medicina o la educación. Pero, ¿quién nos provee aquellas cosas que son más importantes para la vida? Las empresas privadas de negocios son las encargadas de proveernos estas cosas. Si tienes hambre, vas a la tienda o al mercado. Si tienes frío o calor, vas a una tienda de ropa local a comprar prendas cómodas que se ajusten a tu necesidad específica.

Las empresas son proyectos económicos de bienestar y desarrollo social. Son proyectos económicos en la medida en que necesitan generar constantemente ganancias, caja y utilidades para poder vivir. El beneficio empresarial es el equivalente a los glóbulos rojos en el cuerpo humano: sin ellos, nuestro cuerpo muere.

No obstante, al igual que ninguno de nosotros se despierta cada día diciendo “hoy voy a generar muchos glóbulos rojos”, las empresas tampoco abren cada día pensando “hoy voy a generar mucho dinero”. Es un elemento esencial para la vida, así que el pensamiento empresarial está concentrado en cosas más elevadas.

Nosotros nos despertamos cada mañana pensando en encontrar el amor o en ser buen amigo, hijo, padre o hermano: en cosas que le dan sentido a nuestra vida. Lo mismo ocurre con las empresas: cada día abren sus puertas pensando en cómo solucionar problemas urgentes y complejos de los ciudadanos, ya sea produciendo comida, ropa, energía, tecnología o medicina. Lo que mueve y le da sentido a la actividad empresarial es el mejoramiento continuo de la calidad de vida de los ciudadanos, produciendo bienes y servicios de mejor calidad al menor precio posible.

Sin embargo, son muchos los jóvenes que piensan que las empresas son un enemigo para vencer, que los negocios son anti-derechos y que los empresarios una fiera por aniquilar. No es así: las empresas son la fuente del bienestar y desarrollo que hemos acumulado a lo largo de la historia. Los negocios son acuerdos mutuamente beneficiosos para la sociedad, y los empresarios son personas que logran ver oportunidades allí donde los demás solo ven problemas.

Para combatir este fatal y errado pensamiento común, LIBERTANK trabaja todos los días en defender y promover la importancia de la libertad económica y la libre empresa, transformando a miles de jóvenes de alto potencial en contextos de escasez por medio de actividades como Líder-Lab: una experiencia transformadora de vida. Únete a LIBERTANK y dejemos a Colombia mejor de lo que la encontramos.

NOTA:

La versión original de este artículo apareció por primera vez en el Diario La República (Colombia).

Jair Viana
Jair Viana

Director de Investigación de LIBERTANK. Analista económico y financiero, y columnista para varios medios con estudios especializados en políticas públicas, crecimiento económico y estabilidad. Amplia experiencia en gestión de activos, planificación financiera y macroeconometría.

Artículos: 48

Actualizaciones del boletín

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín