Y EL ESCEPTICISMO LIBERAL ¿DÓNDE ESTÁ?

Durante la pandemia hemos visto como algunos políticos se han “infectado” de COVID-19. Pero, ¿realmente se han enfermado de este virus?

Hace unos meses, Donald Trump y su esposa Melania salieron a anunciar que tenían COVID-19. Justamente, luego de un intenso debate con Biden, donde parecía más una especie de ataques ad-hominem y falacias de autoridad, grosería y chismes de parte y parte; que un debate racional con temáticas de fondo, y en el cual, hasta salieron a relucir las raras y muchas veces desfasadas teorías de conspiración.

Ante esto, luego Trump sale infectado ¡Casualmente!

¿Fue una estrategia política?

¿Fue una forma de que el ojo del huracán por lo del debate con Biden, se suavizara?

¿Fue una forma de lograr, incluso, más atención y popularidad en los medios para que esto se le tradujera en votos?

¿Simplemente si se enfermó y los medios se encargaron de hacer el resto?

Este caso nos recuerda otros. Como por ejemplo en el Reino Unido, Boris Johnson que estaba en un momento de tensión debido al BREXIT con la Unión Europea y era duramente criticado. A la postre, se “infectó” de COVID-19 y al parecer la tormenta que se gestaba contra él se disipó.

También sucedió en Brasil con Jair Bolsonaro, que ante algunas medidas muy polémicas, estaba siendo cuestionado; y ¡Oh sorpresa! También resulta con COVID-19, y pasa de ser atacado a recibir cientos de mensajes de apoyo y pronta recuperación.

Como caso local podemos ver al senador y expresidente Álvaro Uribe, que ante una investigación y medida de encarcelamiento que lo pusieron en una situación muy incómoda, resultó con adivinen, ¡Sí, COVID-19!, recibiendo una atención mediática diferente donde no se le reprochaba, sino que se le enviaban muchas comunicaciones esperando su pronta recuperación.

Con esto que hemos notado que, al parecer muchos políticos que tienen algún lío, escándalo o problema grave; resultan infectados de COVID-19 y casi que, por arte de magia, la tensión que tenían antes debido a estos problemas baja o disminuye, y el foco de atención se centra es en la salud de ellos y no en sus acciones pasadas.

En este punto no me sorprendería ver como aparecen más casos de políticos que resultaron positivos para el virus, y con ello tapar o evadir sus responsabilidades o errores.

Por ejemplo: Si mañana la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, dice que tiene COVID-19 ¿Le creerías?

La otra duda que nos queda es si el COVID-19 es algo tan peligroso como muchos medios de comunicación, algunos sectores políticos y diversas figuras mediáticas; se han encargado de difundir con una campaña asquerosa de miedo y terror. Por cierto, no se duda de la existencia del virus en cuestión, sino de su supuesta “gran letalidad”, que ha sido la excusa para fomentar los encierros medievales que sólo hacen más pobres a los pobres, aumentan la inseguridad y la miseria, y atacan la creatividad individual empresarial.

¿Por qué el virus no se ha llevado a ninguno de estos políticos de rango planetario?

La otra es ¿Por qué tenemos que creer a rajatabla en lo que nos diga un político?

Recuerdo un tiempo donde el liberal o el libertario se caracterizaba por ser escéptico, sobre todo, ante las medidas de políticos, por muy populares o buena gente que nos parecieran.

Pero hoy, sin embargo, si algunos de ellos dicen algo, se les tiene que creer a pies juntillas casi como verdades sagradas e incuestionables. Y esto es pavoroso ¡Porque eso es fanatismo!

Pero el escepticismo no está del todo perdido. En otros casos como por ejemplo el del dictador de Nicaragua: Daniel Ortega, que desapareció de la escena pública durante más de un mes, muchos dudaron de su historia cuando reapareció de nuevo.

O el caso del senador y exguerrillero y socialista: Gustavo Petro, que salió en video afirmando que tenía cáncer y que luego en Cuba recibió un tratamiento especial y resultó curado y todo en menos de dos semanas. Aquí el escepticismo no se hizo esperar, y muchos liberales y no liberales dudaron seriamente del asunto ante esta cura mágica y tan rápida.

Pero, ¿Por qué dudamos de unos políticos y no de otros?

¿Por qué tal vez unos nos simpatizan más?

¿Por qué unos representan el lado “bueno” o correcto, y los otros no?

Algo que debe tener el escepticismo es que debe ser general y aplicado a todas las cuestiones de nuestras vidas; dudar es una parte fundamental de los procesos de investigación.

Pero este escepticismo supuestamente liberal o libertario a medias, que les cree a unos y a otros no; y cuando las supuestas “evidencias” que presentan son sólo shows mediáticos de lado y lado, dignos de salir en un teatro de poca monta ¡No es una buena señal!

El mismo escepticismo que se deja llevar por teorías de conspiración, muchas veces basadas en la anécdota personal y que se sustentan casi siempre en argumentos de ficción, más que en evidencia sólida y verificable.

Una miopía escéptica es muy peligrosa, porque se está olvidando que, primero, los políticos son personas que viven de nuestros impuestos y harán todo lo necesario para mantener sus posiciones de poder o liderazgo y control, sin escrúpulos o acudiendo a cualquier pericia disponible; o mostrándose como nuestros amigos, aliados o salvadores.

Segundo, que ellos son parte del Estado y nosotros no –salvo que seas funcionario público–; ellos hacen parte del ente más ladrón y manipulador que existe, pues viven de ese continuo robo llamado impuestos.

Tercero, ¿Por qué no se puede dudar de que ellos se enfermen de COVID-19, justamente cuando tienen desfases graves en sus políticas o decisiones?

¿Es que ahora dudar es un delito del pensamiento?

¿Es que, si dudo de que JohnsonBolsonaroUribe o Trump tuvieron COVID-19; soy un progre o me tildarán de socialista, o soy parte de la disidencia controlada y fomento el globalismo?

Pero si dudo que Ortega o Petro estuvieron enfermos, ahí sí estoy en lo correcto.

Notan ustedes el doble estándar cómo se celebra y se promueve un escepticismo hacia unos personajes y hacia otros es hasta criticado, y de una vez te van a atacar con etiquetas y falacias. 

La invitación que les hago aquí y ahora ¡Es a dudar de todo! Tener un escepticismo fuerte y constante, y más ante los políticos sean de izquierda o derecha, ya que todos estos personajes son estatistas y mediante el estatismo quieren sacar las cosas adelante.

Puede que de estos, algunos nos simpaticen por ciertas medidas que han tomado, o porque han denunciado abiertamente el socialismo, o atacado a los progresistas que únicamente pretenden crear caos y pobreza con sus medidas totalitarias, lo cual, está muy bien, en el sentido que lo hagan con evidencia y hechos.

Pero no por ello, están exonerados de la duda y de los cuestionamientos serios y duros de un escepticismo que no come cuentos, y que pone en tela de juicio el hecho de que misteriosamente se enfermen justo cuando están en un momento de tensión o polémica que les afecta a sus posiciones de poder.

Un escepticismo que no piensa sólo en el corto plazo y que quiere cavilar en porque necesariamente se enfermaron en un momento donde su imagen o credibilidad están en juego, porque ninguno se complica tanto como para estar en riesgo de muerte o fallecer. O porque en la esfera mediática se les cree a los políticos, cuando precisamente hemos visto cómo pueden mentir sin asco durante décadas enteras.

Ahora llega la vacuna y contemplamos de nuevo el estatismo en todo su esplendor: se aprueban grandes presupuestos y se busca gestionar la logística para suministrarla a gran parte de la población –y esperemos que no sea obligatoria o nos amenacen con una multa si no se accede a la misma, pasando así por encima de las libertades individuales una vez más–.

Para colmo, muchos de estos mismos políticos salen a decir inflados el pecho, que la vacuna es “gratis”, y que buscan el bienestar de las personas y demás palabras bonitas. Claro gratis hoy, pagado con impuestos altos mañana. O sea, no lo es.

Mi conclusión es un simple mensaje…

Dudar, y más si es de lo que nos dice un político; sea éste de derecha, izquierda, centro o como él se quiera denominar. Recordemos que ellos se pueden definir como se les dé la gana; y a conveniencia de tiempo, lugar o situación.

Porque un paso para ir acabando con EL ESTATISMO QUE AVANZA CONTRA EL INDIVIDUO Y LA LIBERTAD, es dudar de aquellos que preciso están en los cargos políticos; dudar de sus maniobras o jugaditas de manipulación, y dudar de sus medidas aplicadas a través del Estado o financiadas vía impuestos.

Sólo dudando y siendo escépticos duros; podremos evitar los engaños o vernos enfrascados en los cuentos de hadas de la burocracia.


ALGUNAS REFERENCIAS AL ESCRITO

Arenas Ramírez, L. (3 de mayo de 2020). “Verdades a medias”, el texto de Patricia Janiot sobre la salud de Gustavo Petro. Recuperado el 9 de enero de 2021, de Noticias de Bucaramanga, Santander y Colombia en Vanguardia: https://www.vanguardia.com/colombia/verdades-a-medias-BD2317210

Crespo, M. (2 de octubre de 2020). De Donald Trump a Boris Johnson: los otros líderes contagiados por Covid-19. Recuperado el 9 de enero de 2021, de EL MUNDO – Diario online líder de información en español: https://www.elmundo.es/internacional/2020/10/02/5f76d7a0fc6c835f3c8b4579.html

Martínez, P. (11 de abril de 2020). Gustavo Petro, referente de la izquierda colombiana, anuncia que tiene cáncer tras ser diagnosticado en Cuba. Recuperado el 9 de enero de 2021, de ABC – Tu diario en español – ABC.es: https://www.abc.es/internacional/abci-gustavo-petro-referente-izquierda-colombiana-anuncia-tiene-cancer-tras-diagnosticado-cuba-202004111727_noticia.html

Mohorte, A. P. (5 de octubre de 2020). ¿Es útil políticamente contraer el coronavirus? Así les fue a Boris Johnson y Jair Bolsonaro. Recuperado el 9 de enero de 2021, de Magnet – Internet y su actualidad. Noticias y novedades: https://magnet.xataka.com/preguntas-no-tan-frecuentes/util-politicamente-contraer-coronavirus-asi-les-fue-a-boris-johnson-jair-bolsonaro

Redacción BBC News Mundo (12 de abril de 2020). Boris Johnson con coronavirus: el primer ministro de Reino Unido sale del hospital. Recuperado el 9 de enero de 2021, de Noticias – BBC News Mundo: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52262943

Redacción BBC News Mundo (16 de abril de 2020). Coronavirus | El presidente Daniel Ortega reaparece en público en Nicaragua tras 34 días de ausencia y defiende su cuestionada estrategia frente a la pandemia. Recuperado el 9 de enero de 2021, de Noticias – BBC News Mundo: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-52304009

Redacción Nación Revista Semana. (5 de agosto de 2020). Álvaro Uribe es positivo para coronavirus. Recuperado el 9 de enero de 2021, de Semana.com – Últimas Noticias de Colombia y el Mundo: https://www.semana.com/nacion/articulo/alvaro-uribe-seria-positivo-para-coronavirus–colombia-hoy/692002/

Redacción Portafolio. (5 de agosto de 2020). Expresidente Álvaro Uribe fue diagnosticado con Covid-19. Recuperado el 9 de enero de 2021, de Noticias de Economía y Negocios en Colombia y el Mundo | Portafolio.co: https://www.portafolio.co/tendencias/alvaro-uribe-velez-diagnosticado-con-covid-19-543386

Mike Veloza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *