LA REVOLUCIÓN AMBIENTAL, ¿EN MARCHA O EN PAUSA?

Países como Singapur, están avanzando a pasos gigantescos en la generación de capacidades para garantizar su seguridad alimentaria. Pese a que Singapur sólo alcanza la producción local de alimentos para suplir al 8% de la demanda local, es el país con mayor seguridad alimentaria del planeta. Pero, para el 2030 tienen la puesta en marcha de un plan con el que busca llegar a suplir el 30% de la demanda local, aumentando así, la seguridad alimentaria y reduciendo la cantidad de barcos que ingresan al país. ¿Cómo? Mediante agricultura de alta tecnología. A continuación veremos bajo qué circunstancias se gestan estos cambios y hacia dónde conducen.

Aprovechar el espacio disponible y controlar las condiciones climáticas al máximo, optimizándolas para poder mejorar la producción, ya no son sólo parte de libros propios de la ciencia ficción. Igual ocurre con la generación de electricidad a partir de diversas fuentes sostenibles como el sol, el viento o el agua.

AGRICULTURA SOSTENIBLE

Fuera de los debates propios del marketing ambiental –alimentos transgénicos versus alimentos orgánicos–, la agricultura ha tenido cambios impresionantes desde los años 60’s y 70’s del siglo pasado. La agricultura industrial comenzó a presentarse como una gran alternativa, generando mayores ingresos para productores y comercializadores; pero generó una brecha con aquellos agricultores sin los medios para producir a gran escala. Dicho espacio fue aprovechado por distintos políticos asociados a la izquierda ideológica como uno de los nuevos campos de la batalla dialéctica. Se reemplazaron estructuras dialécticas como el “pueblo” contra el “anti-pueblo”, por los “malvados” organismos genéticamente modificados contra “los buenos e inofensivos” orgánicos, en detrimento de la libre elección de los consumidores. Y claro, habrá quienes defiendan a ultranza una agricultura 100% orgánica o 100% transgénica, según los intereses de aquellos a quienes se les pregunte. Pero en esencia, lo que debería primar en aras de la libertad de elección friedmaniana, son la calidad y cantidad de señales de mercado para que la decisión sea lo mejor informada posible según preferencias personales. Para efectos de conocer cuáles organismos son más benéficos para el nuestro, mejor consultar a expertos en nutrición dentro del sistema de salud y bioquímicos independientes, en lo posible, no vinculados ni a la industria de producción de alimentos ni tampoco al activismo político y social.

En lo político, ya países como Israel o Singapur han venido dando muestras de avance y progreso en el campo de la agricultura. En el caso israelí, los kibutz o modelos de producción colectiva, han permitido el desarrollo de grandes sistemas de riego que, han dado lugar a que incluso Israel exporte frutas y vegetales hacia Europa y países de Oriente Próximo, y que sean pioneros en sistemas de riego que han logrado tapizar desiertos enteros con vegetación.

Singapur tiene planes de aumentar considerablemente la producción local de vegetales, que puede disminuir la dependencia de importaciones de alimentos, pese a que el país tenga una profunda red de interdependencia comercial compleja con 170 países que le proveen aún la mayor parte de sus alimentos.

LAS ENERGÍAS RENOVABLES, ¿LA NUCLEAR EN CONTRAVÍA?

Valga la pena aclarar a nuestros estimados lectores, que las energías renovables son aquellas cuya fuente es inagotable o está cerca de serlo y cuyo impacto ambiental es relativamente bajo. La energía nuclear, poco entendida aún, ha sido bastante discriminada en la discusión dentro del paquete de las energías limpias y renovables. Las imágenes caricaturescas de las torres de refrigeración nuclear como emisoras de gases contaminantes y elementos radiactivos, son un ejemplo. Pantomimas mal hechas de la realidad que generan pánico innecesario entre los consumidores de información con poco tiempo, o sin los conocimientos básicos que les permitan entender dicha realidad. Las torres en mención, sólo emiten hidrógeno a la atmósfera. Pero de las tergiversaciones y desinformación se sirven quienes están en contra de esta fuente limpia y segura de energía para impulsar sus agendas políticas. Si alguien desea saber más al respecto de la mano de un conocedor en la materia, puede leer el libro La energía nuclear salvará el mundo de Alfredo García, experimentado operador nuclear.

Entonces, ¿Cuál es la propuesta más integral hasta ahora? Un mix de nuclear con renovables, que permita suplir los altibajos en el fluido de las últimas con un tipo de energía más barata, abundante y menos contaminante que las fuentes fósiles ¿Hay paradojas? Si. El caso alemán es bastante diciente y lamentable. Después del accidente de Fukushima y luego de una ardua campaña por parte de activistas antinucleares alemanes desde la década de 1970, el gobierno de Angela Merkel aceleró el cierre de centrales nucleares en el marco de una política conocida como la Energiewende ¿Resultado? Una mayor dependencia del gas ruso –posición que ha permitido al Estado ruso coaccionar a Alemania en época de invierno– y el aumento en la producción y uso de carbón y demás combustibles fósiles para suplir la demanda energética, elevando así la contaminación.

En cuanto a Colombia, recientemente ha sido nombrada como líder de la transición energética en Latinoamérica por el Consejo Mundial de Energía (WEC, por su sigla en inglés). Un país que pese a ser potencia eléctrica regional con empresas como ISA o EPM, no tiene actualizado su Índice de Cobertura de Energía Eléctrica desde el año 2018.

¿Inversión en renovables? Bienvenida, pero que no se olviden tampoco de que falta mucho todavía por avanzar en la cobertura y trazabilidad del tema. Pero, ¿Logrará Colombia liderar el tema, con los desafíos en cobertura y trazabilidad de la información que tiene?

PARA REFLEXIONAR

La alta tecnificación en la producción de alimentos consume vastos recursos económicos y técnicos, los cuales no todos los países poseen. Si los distintos Estados colocan obstáculos a la tecnificación del agro interno –como ha pasado con la Unión Europea–, su desarrollo tecnológico quedará en las antípodas y seguirá limitando las elecciones de los consumidores, todo por seguir la agenda marcada por el fanatismo ideológico de algunos grupos de presión. Igual ocurre con el mix de renovables más nuclear, que puede exponer al planeta a peores condiciones medioambientales por hacerle el juego a las veleidades de los antinucleares, que como parte del movimiento anticiencia, representan una de las mayores amenazas a la vida del planeta y la integridad humana.

Andres Felipe Paez
Andres Felipe Paez

Profesional en Relaciones Internacionales y Estudios Políticos y especialista en Alta Gerencia. Gerente general y consultor de Ynaia de Colombia SAS BIC, empresa de consultoría en innovación para personas naturales y MiPyMEs. Cocreador y cohost del pódcast Ricos, Pero Asintomáticos.

Artículos: 16

Newsletter Updates

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín