NEARSHORING: OPORTUNIDAD PARA COLOMBIA

Érase una vez un país qué pretendió emprender el camino del desarrollo, pero que en un escenario opuesto desincentivó la inversión extranjera con altas cargas fiscales y fuertes garantías laborales. Adicional, tuvo timidez para irrumpir en el proceso de liberalización de los mercados de la década de los 90’s.

El resultado: un país que gozaba de una participación del 21% en su PIB de industria en la década de los 70’s (Fuente AQUÍ) a poco más del 11% en la última década (Enlace AQUÍ) y que tiene una alta dependencia al sector minero.

El panorama se ha evidenciado con la salida de grandes multinacionales del país, tales como Mars y Philip Morris, líderes en el sector de alimentos concentrados para mascotas y producción de tabaco, respectivamente, según lo indicó Revista Semana en un artículo de 2019 (Fuente AQUÍ); desde zonas industriales en el Atlántico, Antioquia o Valle del Cauca, la última con salidas de icónicas compañías como la multinacional Mondelēz (fabricante de Chiclets Adams) y Andina de Herramientas S.A.S (EAH), que rápidamente se relocalizaron en México por las ventajas competitivas que ofrece este país para la maquilación de bienes (Enlace AQUÍ).

En su lugar, acrecentamos año a año una peligrosa enfermedad holandesa de la mano de la renta minera desde inicios del siglo, en una dinámica que si bien trae importantes recursos al Estado, anteponer este sector y no cuidar el sector industrial ha demostrado no generar empleo sino desempleo; por ello, la Revista Portafolio en el año 2012 ya resaltaba el impacto de esta tendencia (Fuente AQUÍ):

“(…) el país depende cada vez más de una actividad minero-petrolera que recibe grandes ingresos de divisas por aumentos en la producción y en precios mundiales de esos recursos (…)”

NEARSHORING: TENDENCIA GLOBAL

Una publicación del portal Wiley Online Library (Enlace AQUÍ), describe brevemente:

Nearshoring refers to the transfer of service work from an originating country to another lower-wage destination country or group of countries that are in geographical and temporal proximity to the originating country. (…)”

Al respecto, diversas corporaciones pretenden un ahorro en mano de obra, impuestos, viabilidad de licencias de funcionamiento y ambientales, entre otras, siempre confrontado con los gastos que supone la logística de ubicar las operaciones o parte en esos países receptores. El término es parecido a offshoring, lo que básicamente es lo mismo pero sin la cercanía geográfica; el clásico ejemplo es la maquilación de productos en proceso, célebre práctica de la primera etapa industrial de China con Den Xiaoping y que se asemeja a lo que actualmente está imitando Vietnam.

El blog de Hiberus Tecnología (Fuente AQUÍ) subraya las bondades de elegir el nearshoring frente al offshoring:

  • Mayor contacto con outsourcers: el nearshoring conlleva un mayor control de la producción y un menor tiempo en el proceso de toma de decisiones, al ser la comunicación mucho más rápida.
  • Reducción de tiempo en transporte: las entregas se realizan en un periodo de tiempo mucho más reducido.
  • Factores culturales similares, lo que produce un mejor conocimiento de la demanda y del mercado.
  • Misma zona horaria: nos facilita la comunicación y el control de tiempos.
  • Misma normativa laboral o mercantil: si conocemos la normativa por ser similar a la de nuestro país será más fácil no resultar sancionados.

COLOMBIA: DESTINO DE NEARSHORING

La pandemia del COVID-19 lo cambió todo: el teletrabajo nos ha hecho replantear las formas. Por esto, la necesidad de llevar esquemas de control in situ, rápidamente se ha tornado al uso de herramientas digitales, y con ello, la oportunidad de relocalizar fábricas de países como los EEUU hacía Latinoamérica a fin de ahorrar costos de producción, aprovechando las devaluadas monedas de esta zona geográfica con respecto al dólar; sin embargo, debe destacarse el aumento de la adopción del inglés como segunda lengua y el aumento del nivel educativo de la ciudadanía, al punto de poder responder a exigencias de la economía global.

Para el escenario colombiano, ProColombia (Enlace AQUÍ), como agencia nacional para promoción de alianzas comerciales y la marca país, recalca la oportunidad de ser destino para relocalización de fábricas de compañías estadounidenses, británicas, españolas, y del sudeste asiático en la práctica de offshoring. Al respecto, destacan:

  • La oportunidad para Colombia se da por la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, profundizando la ola de reubicación de empresas en los últimos años. La tendencia de reorientación se aceleró por la pandemia y el cierre de las economías generó una ruptura, o al menos una interrupción de las cadenas de suministro, lo que planteó la necesidad de diversificar el riesgo.
  • Las situaciones de coyuntura y la dinámica del comercio internacional han generado en las multinacionales la necesidad de buscar nuevos destinos de inversión cercanos a sus consumidores. Entonces, se pasa de la reorientación a el nearshoring reivindicando el valor de la proximidad a los centros de consumo.
  • Colombia está dispuesta a hacer frente al desafío de la reubicación y a seguir promoviendo la atracción de la inversión extranjera directa. Es una realidad que las cadenas de valor mundiales se están acortando debido a la pandemia, lo que significa que las grandes multinacionales están buscando proveedores más cercanos a sus consumidores.
  • El país ocupa una posición ideal como plataforma para diversificar la producción y mitigar los riesgos en la cadena de suministro en este contexto: a) La estabilidad de sus relaciones con otros mercados. b) Competitividad logística en materia de fletes y tiempos de exportación. c) Su reciente ingreso a la OCDE y las condiciones del TLC con los Estados Unidos. d) Estándares de protección de la propiedad intelectual. e) Talento humano y la flexibilidad en la regulación de las condiciones laborales.

Colombia está viviendo un importante impacto positivo en la relocalización de compañías norteamericanas y españolas de las divisiones de atención al cliente. Una industria más conocida como BPO: sector que ha impulsado en gran manera el crecimiento de la economía nacional y representa un avance en la capacitación de miles de empleados a estándares internacionales de gestión empresarial. La inversión extranjera trae avances más allá de lo económico.

Es claro que la privilegiada ubicación geográfica del país lo hace atractivo para acoger la relocalización de diversas compañías norteamericanas y británicas –teniendo en cuenta el escenario del Brexit– sin embargo, ProColombia también subraya la importancia de generar un ambiente amigable con el desarrollo tecnológico (Fuente AQUÍ), lo cual sólo se puede lograr a través de la inversión extranjera, trayendo consigo además, un ambiente propicio. Por su parte, los sistemas tributarios que generen mucha presión, los regímenes laborales obtusos y el exceso de regulaciones son el enemigo No. 1 para ser protagonistas en esta gran oportunidad de ingresar al panorama de la geopolítica mundial.

Imagen por defecto
Kevin Pacheco Del Castillo
Abogado Egresado. Administrador Inmobiliario. Diplomatura en Derechos Humanos Instituto IDH. Administrador de Empresas egresado. Experiencia de Seis años en Derecho Privado.
Artículos: 35

Newsletter Updates

Enter your email address below to subscribe to our newsletter