Los Estados Unidos tiene un gran problema: la libertad económica está amenazada. El Índice de Libertad Económica 2023 de The Heritage Foundation otorga a los EE. UU. su peor calificación desde el primer ranking que publicaron en 1995. En consecuencia, ¡hasta 16 países europeos ahora disfrutan de más libertad económica que los EE. UU.!

Visité los EE. UU. con bastante frecuencia este y el año pasado, realizando más de 50 entrevistas con estaciones de radio y televisión, en su mayoría conservadoras. Me di cuenta de que el resentimiento contra las “grandes empresas”, los “súper ricos”, e incluso el capitalismo, ya no es algo que solo se encuentra en la izquierda, donde uno lo esperaría, sino que también está aumentando en la derecha. El expresidente Ronald Reagan ya no es el héroe conservador indiscutible y, en algunos casos, el resentimiento contra el fenómeno de la globalización y el libre comercio por parte de la derecha es indistinguible de la antipatía de la izquierda. El Senador Bernie Sanders y el expresidente Donald Trump no están tan alejados en lo que respecta al libre mercado.

LOS NUEVOS CANDIDATOS REPUBLICANOS PRUEBAN HASTA DONDE PUEDEN LLEGAR AL CRITICAR A TRUMP

Vemos la misma tendencia en Europa: el anticapitalismo no solo se intensifica en la izquierda, sino que también aumenta en la derecha. La derecha radical en muchos países europeos –Francia, por ejemplo– ha adoptado políticas económicas tradicionalmente de izquierda, exigiendo un Gobierno más grande y un control más estricto del mercado. En los Estados Unidosel periodista Michael Schaffer escribió recientemente en el portal Politico:

And in that debate, a lot of the energy has come from the folks launching once-unthinkable broadsides from the right against ‘market fundamentalism,’ ‘libertarian dogma,’ ‘Zombie Reaganism’ and other alleged vices of the pre-2016 GOP elite. Once derided as a half-baked effort to intellectualize Trumpy applause lines, the nationalistic, market-skeptical right has in short order incubated its own establishment of organizations, major public events, and Beltway wonk-world celebs”. [Y en ese debate, gran parte de la energía provino de la gente que lanzó andanadas antes impensables desde la derecha contra el «fundamentalismo de mercado», el «dogma libertario», el «reaganismo zombie» y otros supuestos vicios de la élite republicana anterior a 2016. Una vez ridiculizado como un esfuerzo a medias para intelectualizar las líneas de aplausos de Trump, la derecha nacionalista y escéptica del mercado ha incubado en poco tiempo su propio establecimiento de organizaciones, eventos públicos importantes y celebridades del mundo de la circunvalación.]

Ya era hora de que el Partido Republicano expresara su oposición ante estos acontecimientos. Recientemente, numerosas figuras destacadas de este, entre ellas Grover Norquist (el activista anti-impuestos por excelencia), Dick Armey (autor de la obra Freedom Revolution), George Will y una gran cantidad de prominentes representantes de diferentes think-tanks, publicaron un manifiestoEl manifiesto incluye lo siguiente:

The free enterprise system is the foundation of prosperity. Americans can only prosper in an economy in which they can afford the basics of everyday life: food, shelter, health care, and energy. A corrosive combination of government intervention and private cronyism is making these basics unaffordable to many Americans. We commit to reducing the cost of living through competitive markets, greater individual choice, and free trade with free people, while upholding the rule of law, freedom of contract, and freedom of association”. [El sistema de libre empresa es la base de la prosperidad. Los estadounidenses solo pueden prosperar en una economía en la que puedan pagar los elementos básicos de la vida cotidiana: alimentos, vivienda, atención médica y energía. Una combinación corrosiva de intervención del Gobierno y amiguismo privado está haciendo que estos conceptos básicos sean inasequibles para muchos estadounidenses. Nos comprometemos a reducir el costo de vida a través de mercados competitivos, mayores opciones individuales y libre comercio con personas libres, al mismo tiempo que defendemos el Estado de derecho, la libertad de contrato y la libertad de asociación.]

Bajo Reagan, tales compromisos eran una cuestión de rutina para el Partido Republicano. Hoy en día, por desgracia, ya no es así. Sin embargo, ahora es más importante que nunca recordar estas verdades.

El Presidente Biden está conduciendo cada vez más a los EE. UU. hacia una economía planificada. Lo que él llama el “Green New Deal” ya fracasó catastróficamente en Alemania. La transformación de la industria energética de Alemania en una economía planificada comenzó con Angela Merkel, y el actual Vicecanciller y Ministro federal de Economía y Protección Climática, Robert Habeck, ha retomado donde ella la dejó. Las consecuencias: en el último informe Perspectivas de la Economía Mundial del FMI (Fondo Monetario Internacional), Alemania es el único de los 22 países y regiones que se espera que experimente una disminución del PIB en 2023, una caída prevista del 0,3 %, que constituye un desempeño incluso peor que el de Rusia. El impacto de las políticas de economía planificada necesita un cierto tiempo para desarrollarse, y la continuación de la “Bidenomics” golpearía duramente a los Estados Unidos.

Ronald Reagan creó 17 millones de puestos de trabajo al reducir la tasa impositiva máxima del 70 % al 28 %; asimismo, derrotó a la inflación. Joe Biden está igualmente orgulloso de los empleos que ha creado, pero en gran medida solamente reemplazan los empleos perdidos durante la pandemia del COVID-19.

CONCLUYENDO

Las políticas de Biden necesitan una contraposición clara. Y eso solo puede ser con “Reaganomics”, no con “Bidenomics”. La Reaganomics abogó por un Gobierno más pequeño, impuestos más bajos y por una mayor desregulación. La Bidenomics es equivalente a un gran Gobierno y menos libertad de mercado.

Afortunadamente, los autores del manifiesto Conservadurismo por la libertad: una declaración de principios (Freedom Conservatism: A Statement of Principles, en inglés) nos recuerdan por qué los Estados Unidos ha tenido tanto éxito. Los principios del capitalismo deben defenderse hoy contra la izquierda y contra varios segmentos de la derecha. Soy optimista porque una considerable mayoría de la gente aún cree en el capitalismo, tal como lo confirma una encuesta de Ipsos MORI para mi último libro En defensa del libre mercado. La encuesta ya se ha realizado en 34 países. El resultado: solamente superado por Polonia, los EE. UU. es uno de los siete (7) países donde el apoyo al capitalismo sigue siendo fuerte.

NOTA:

La versión original de este artículo apareció por primera vez en el medio norteamericano Washington Examiner.

Rainer Zitelmann
Rainer Zitelmann

Fráncfort Alemania (1957). Comenzó su carrera en el Instituto Central de Investigación en Ciencias Sociales de la Freie Universität Berlin (Universidad Libre de Berlín), y luego se convierte en Director de varias secciones de uno de Los principales diarios de Alemania: Die Welt. En 2000 funda su propia empresa, la cual consolida como líder del mercado en el campo de la consultoría de comunicación para empresas inmobiliarias alemanas, con una cartera de clientes que incluían a Ernst & Young Real Estate, CBRE y Jamestown. Vende su empresa en 2016 y desde entonces se centra en la investigación académica y la escritura de libros. En total ha escrito y editado 27 libros sobre historia, política, finanzas, entre otros, siendo de los más destacados “The Wealth Elite: A groundbreaking study of the psychology of the super-rich” (LID Publishing, 2018), “The Power of Capitalism: A journey through recent history across five continents” (LID Publishing, 2019), y recientemente, “In Defense of Capitalism” (Republic Book Publishers, 2023). Sus libros sobre la psicología del éxito y la creación de riqueza se han traducido a una gran cantidad de idiomas y han disfrutado de un éxito notable en China, India y Corea del Sur. También, es colaborador habitual de numerosos medios de comunicación europeos de prestigio, incluidos Neue Zürcher Zeitung en Suiza, The Daily Telegraph en Reino Unido y Frankfurter Allgemeine Zeitung en Alemania.

Obtuvo su primer doctorado en Historia en 1986 con honores “suma cum laude“ por su disertación sobre la influencia del socialismo en el pensamiento de Adolf Hitler, y el segundo, esta vez en sociología, en 2016, con su tesis sobre la psicología de los multimillonarios. Hoy por hoy, Zitelmann es una de las voces más influyentes del liberalismo contemporáneo.

Artículos: 19

Actualizaciones del boletín

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín