PREMIO AL PEOR POLÍTICO DEL AÑO 2020 EN COLOMBIA | EDICIÓN EL BASTIÓN

Loading...

Este año 2020, tan atípico y ad-portas de terminar, dejó en evidencia las peores versiones de los políticos que ostentan el poder el poder público en Colombia; la adversidad siempre artífice de las mejores y peores “caras” de las decisiones que toma un dirigente en cualquier ámbito. Por ello, nuestro equipo editorial se complace en presentar ante ustedes el Premio al peor político del año en Colombia, el cual fue adjudicado tras una tertulia interna de los miembros del equipo editorial y columnistas principales del grupo.

LOS NOMINADOS AL ANTI-RÉCORD…

Gustavo Petro

Protagonista habitual de compartir por Twitter fake newstal como registra Revista Semana en su artículo Petro incurre nuevamente en una ‘fake news’, esta vez de la minga indígena; y de propuestas económicas sin fundamento técnico como lo es imprimir inorgánicamente 30 billones de pesos para invertir en energía solar, de acuerdo con un artículo del portal La Silla Vacía; además de promover discursos de odio hacia los estratos socioeconómicos de mayor ingreso.

Claudia López

La persona en el segundo cargo ejecutivo más importante del país no ha dejado de dar de que hablar. A saber, por su polémico manejo de la pandemia a causa del virus COVID-19, sus frontales ataques a la Presidencia de la República en asuntos de carácter nacional, sus intenciones de ejercer control en la dieta de las personas, su afán de figurar en la televisión con “meditaciones ancestrales”, entre otras.

Daniel Quintero Calle

Alias “Pinturita” es el actual alcalde de la Ciudad de la Eterna Primavera, el cual, ha sido protagonista de controversias como la ruptura de las prácticas de buen gobierno corporativo en EPM y Ruta N; y se ha autodenominado además como “El Hijo del Tricentenario”, así las cosas, que en El Bastión nos vimos en la necesidad de dedicarle una columna que contó con dos entregas (Ver acá la Parte 1 y la Parte 2).

Armando Benedetti

Todo un “lagarto” en términos políticos, o mejor aún “El Rey Camaleón”, protagonista de un reciente artículo en este medio tras el anuncio de su llegada a las toldas de Gustavo Petro después de haber militado junto a Álvaro Uribe VélezGerman Vargas Lleras y Juan Manuel Santos durante años.

EL GANADOR ES…

Claudia Nayibe López Hernández: “la Hija de la Maestra”, “la de los pantalones bien puestos”, “la berraca”, o mejor, “la Reina del marketing político en Colombia” (Véase acá el artículo relacionado); ha generado razones de peso para hacerse merecedora de tal premio a criterio del equipo de El Bastión, entre las cuales destacamos:

1) Una bandera de lucha anticorrupción dudosa

La alcaldesa fue promotora de la “Consulta Anticorrupción” en el año 2018. Además de ello y como promesa de campaña, expuso públicamente que los cargos directivos de libre nombramiento y remoción en la Alcaldía Mayor de Bogotá serían adjudicados de acuerdo a los méritos, de forma objetiva por una prestigiosa empresa cazatalentos; sin embargo, fue señalada de un “populismo y saludo a la bandera” por el diario El Tiempo en el artículo Adriana Córdoba es la nueva secretaria de Planeación:

Adriana Córdoba es la nueva secretaria de Planeación de Bogotá. Así lo dio a conocer la alcaldesa electa Claudia López. (…)

(…) Adriana Córdoba es esposa de Antanas Mockus y tuvo especial cercanía con Claudia López durante la campaña a la Alcaldía. (…)

2) Muchas batallas perdidas contra el hambre

Durante los meses más críticos en términos económicos en la pandemia del COVID-19; era esencial gestionar de alguna manera el alimento a aquellos hogares que dependían del “rebusque diario” y que veían socavadas sus actividades habituales producto del aislamiento obligatorio. Pero la realidad fue otra. La “gerencia de la crisis” incumplió muchas de las medidas anunciadas en las primeras semanas del aislamiento obligatorio. La revista Dinero en su artículo Los terribles errores de Claudia, expuso:

(…) Toda familia en Bogotá tendrá techo y comida durante el aislamiento.

Hace un mes la alcaldesa hizo este anuncio. Nada más falso. Muchas personas, especialmente en los barrios más humildes de Bogotá la están pasando terriblemente mal. Cientos de ciudadanos han tenido que salir a protestar porque tienen hambre. Otros han puesto banderas rojas en las ventanas y puertas de sus hogares. La pobreza y el hambre son realidades en Bogotá, que existen desde mucho antes de la pandemia. Más del 60% de los trabajadores de la ciudad son informales, siendo ellos los primeros damnificados; son personas que no tienen cómo pagar el arriendo, el mercado y los servicios públicos. (…)

3) Obsesa por el control social

López ha generado un control selectivo sobre las aglomeraciones de personas como método de prevención ante una proliferación de contagios del virus COVID-19; pero a su vez, facilitó totalmente la minga indígena 2020, mientras limitaba severamente la reactivación económica del comercio y los eventos –lo cual, representa sin lugar a dudas una contradicción–. Además, como abanderada en la lucha del “cambio climático”, ha propuesto un “día obligatorio sin carne en la capital” mediante la restricción en la venta de este producto; un claro ataque a las libertades personales al querer decidir la dieta de los ciudadanos (Ver referencia AQUÍ).

SÍNTESIS DE LA DECISIÓN…

La alcaldesa distrital se ha convertido en blanco constante de críticas y ovaciones desde diferentes sectores políticos nacionales. Se caracteriza como una mandataria de “carácter”, algo que hace parte de su personalidad y es respetable; no obstante, con muchas de sus decisiones administrativas, genera dudas si realmente la Capital Nacional está a cargo de una persona capaz de tomar medidas “duras” y antipopulares –y mantenerlas–, o el manejo de ésta yace en manos de una pseudo-dictadora. Por último, nos permitimos relacionar la decisión política que convirtió en unánime la designación del anti-premio por parte del equipo de El Bastión:

Luego de un impacto económico superlativo, producto de los cierres a la industria, comercio y sector servicios a nivel nacional y en la capital, y teniendo en cuenta la difícil situación de quiebras de las empresas que sobrevivieron a los cierres de los segundo y tercer trimestres del año lectivo; la alcaldesa insiste con nuevas restricciones a la libre locomoción de los ciudadanos con las nuevas jornadas de pico y cédula que van desde el 21 de diciembre de 2020 hasta el 15 de enero de 2021.

Nota:

Agradecemos la redacción de este escrito a nuestro columnista permanente Kevin Pacheco Del Castillo.

2 comentarios en “PREMIO AL PEOR POLÍTICO DEL AÑO 2020 EN COLOMBIA | EDICIÓN EL BASTIÓN”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =

Loading...

Hemos detectado que usas un bloqueador de publicidad. Por favor, desactívalo para poder disfrutar nuestro contenido; ello nos ayuda a sostener algunos costos. Muchas gracias.